Hacia un nuevo horizonte laboral


Cada vez más las empresas avanzan hacia un horizonte, en el que prima el trabajo a distancia como fórmula que evidencia un cambio de paradigma a nivel laboral. Hablamos con dos importantes compañías acerca de su visión respecto a esta modalidad y cómo está implantada en sus equipos.

Carlos Moran Moya, Director de RRHH y Organización de Cepsa, destaca que la incorporación del teletrabajo a su modelo organizativo “completaba la apuesta de la compañía por un cambio cultural en lo que se refiere a las formas de trabajo iniciado en 2014. Fue en ese mismo año, afirma cuando “abordamos con éxito un profundo cambio en la nuestras formas de trabajo y apostamos por transitar desde un sistema de control horario de la presencia física a un esquema de flexibilidad temporal y espacial, en el que la confianza, la responsabilidad y la autogestión tenían que ser los protagonistas. Un año después en 2015 iniciamos la  prueba piloto de teletrabajo y, al año siguiente, a la vista de los resultados, se procedió a su implantación”.

El directivo destaca que “nuestra finalidad fue mejorar y facilitar un mayor equilibrio entre persona y trabajo, favoreciendo un mayor compromiso de nuestros profesionales  con la Compañía y con sus objetivos, y una mayor atracción del talento. Tras  varios años de experiencia, pensamos que lo hemos conseguido”.

“A día de hoy, el modelo de flexibilidad y, en concreto, el teletrabajo es una de las  medidas de conciliación más valoradas por los profesionales y con mayor nivel de eficiencia. Así, en una encuesta realizada en diciembre de 2019, los teletrabajadores, sus compañeros y los mandos valoraron como positivo y muy positivo, en porcentajes muy elevados,  el  impacto del teletrabajo en dimensiones tan relevantes como la conciliación, el compromiso y el rendimiento”, apunta este responsable de Cepsa.

Respecto a las principales barreras que pueden impedir a otras empresas encaminarse hacia el teletrabajo, Carlos Morán opina que “quizás el motivo radique en que se trata de organizaciones que no cuentan con modelos de horarios lo suficientemente flexibles para incorporar el trabajo desde casa, o que encuentran dificultades desde el punto de vista técnico para posibilitar a que sus empleados puedan desarrollar su trabajo en remoto con los equipos, software y programas necesarios”.

Además, apunta “en cierto modo, y al menos antes de estos últimos meses,  el teletrabajo suponía un cambio profundo en  la cultura de las organizaciones, para lo que  se necesita del compromiso e implicación de todos los niveles de la organización, debiéndose superar  prejuicios, miedos y resistencias que pueda haber respecto al teletrabajo, por presumir una pérdida de control de los tiempos de trabajo y del trabajo del  profesional”.

Sobre si en España está lo suficientemente implantado, este responsable de RRHH resalta que “la implantación del teletrabajo en las empresas españolas es inferior a la media europea, según información del INE. De modo que mientras que en España sólo el 27% de las empresas apuestan por el teletrabajo, este porcentaje se incrementa hasta el 35% de media de las empresas europeas”.

Es fundamental para la implantación del teletrabajo que las empresas cuenten con un modelo, basado en la confianza entre mandos  y empleados, orientado a los resultados, así como que la empresa cuente con la madurez organizativa necesaria para ello, habiéndose desprendido de la cultura del presencialismo. Los entornos empresariales europeos tienen más experiencia en el trabajo por objetivos orientados a resultados y nos llevan cierta ventaja respecto a la ordenación de horarios, flexibilidad y trabajo a distancia”.

Para este directivo “la experiencia obtenida durante la crisis del Covid, abre una oportunidad para desarrollar o hacer evolucionar modelos de trabajo a distancia.

No obstante, es importante tener en cuenta que el trabajo a distancia desarrollado durante el confinamiento, y el que aún se sigue desarrollando a día de hoy en algunas empresas, no puede ser considerado como un teletrabajo “al uso”, por lo que la  implantación o evolución del teletrabajo en las empresas debería hacerse de manera ordenada y controlada”.

Para este responsable de RRHH “una experiencia tan intensa como la derivada del Covid debe adaptarse a una realidad normalizada y solo cuando llegue esa normalidad será posible observar si las expectativas se cumplen, en qué grado y si es preciso revisar o modificar los planteamientos que se realicen”.

El directivo asegura que “la experiencia obtenida durante estos meses ha servido para que muchas empresas que hasta el momento no se habían planteado el teletrabajo, ahora lo hagan, y para que las que ya contaban con esta modalidad se decidan a progresar en el modelo. Y como resultado de ello se evolucione de un modelo fundamentalmente presencial a un modelo “híbrido”, donde se combine el trabajo presencial con el trabajo a distancia en porcentajes variables”.

Por otro lado, Marta Villarino, responsable de Felicidad en el Trabajo y Medio Ambiente de Vygon España señala que en el caso de su compañía llevan más de 20 años apostando por el Teletrabajo. Para esta directiva, los beneficios para la empresa de esta modalidad a distancia son los siguientes: eliminamos tiempos muertos en la jornada laboral, somos más eficaces en las reuniones, cumplimos horarios, somos más rápidos, requerimos menos infraestructura (menos costes de mantenimiento de nuestras oficinas), retenemos talento (por la preferencia de horarios flexibles) y hacemos que nuestra organización sea más atractiva para futuros aspirantes.

A su vez, hace constar los beneficios que también supone para los trabajadores: mayor productividad por mejor utilización del tiempo, menos gastos (transporte, alimentación, vestuario…permitiendo mayor disponibilidad salarial), equilibrio de vida personal y familiar (mejora de la conciliación), nos permite escoger nuestro entorno laboral, disminuye el estrés,  aumenta la confianza (manager-colaborador) y aumenta nuestro sentido de pertenencia.

Respecto a por qué las empresas no optan a esta modalidad y cuáles son los obstáculos más comunes afirma que “en España coexisten dos problemas, uno  cultural “el presencialismo”. Ese Miedo de los jefes a controlar a sus empleados si no los tienen cerca. Se piensa  que la gente no está trabajando si no está en su puesto”; y otro la “falta de medios Digitales”. Destaca que “en Vygon disponemos de teléfonos móviles, ordenadores portátiles …etc desde hace años y que para nosotros es natural iniciar nuestra jornada laboral desde cualquier lugar”.

Sobre si España está al mismo nivel que el resto de países, la responsable de Vygon pone de relieve que “si nos atenemos a las estadísticas  de la  OIT, en España solo un 7% de los empleados utilizan el teletrabajo , frente al 17% de media en la UE y el 20% en EEUU”. Además afirma “los que la usan son los autónomos por aplastante mayoría  de forma ocasional y no de manera regular, algo común en todos los países”. Como la causa principal de no tener más teletrabajo afirma que puede deberse a que “en su gran mayoría atiende a la cultura laboral del presencialismo”.

 Marta Villarino señala respecto a si el teletrabajo ha venido para quedarse que el confinamiento solo ha acelerado el proceso  natural de cambio de paradigma social, “nos ha adelantado 10 años….ó quizás más y que la Covid 19 nos ha dejado algunas cosas claras con relación con la forma de trabajar”.

Así señala que “NO es lo mismo teletrabajar que trabajar en confinamiento, encerrados en casa y cuidando a la familia; muchos trabajos se pueden hacer de forma remota, pero otros muchos NO; que ya tenemos  tecnología suficiente para trabajar en remoto; que muchas personas han trabajado más en estos tres meses de confinamiento que en un periodo equivalente de normalidad; que la productividad no se ha visto mermada y se han evitado tiempos muertos y desplazamientos; y que es posible estar conectados sin contacto humano, pero el contacto persona a persona tiene un valor añadido más allá del presencialismo”.

Previous La sostenibilidad es la buena dirección
Next Más allá del trabajo a distancia

1 Comentario

  1. […] artículoHacia un nuevo horizonte laboral fue publicado en […]

Deja una respuesta.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.