Tu Marca Personal: Distinguirte o Extinguirte


Tu Marca Personal, esa que define quién eres, ¿es la clave para convertirte en un profesional que deja huella?

¿Un nuevo contexto profesional?

Hemos entrado en un nuevo paradigma de relaciones entre empresas y profesionales en el que la unidad fundamental de la nueva economía no es la empresa, sino el individuo. Las tareas no las asigna y controla una cadena estable de dirección, sino que las llevan a cabo, de manera autónoma, contratistas independientes. 

Estos profesionales, electrónicamente conectados, se agrupan en redes fluidas y temporales para producir y vender bienes y servicios. Cuando finaliza el trabajo, la red se desmantela y sus miembros vuelven a ser agentes independientes que circulan por la economía en busca del siguiente encargo“.

Esta afirmación fue realizada por Thomas Malone y Robert Laubacher en su artículo <<The dawn of the e-lance economy>> publicado en la HARVARD BUSINESS REVIEW en Septiembre de 1998. Mucho ha llovido desde entonces, pero no podían estar más acertados. Cualquiera diría que, al igual que en la película “Regreso al Futuro”, viajaron adelante en el tiempo para vivir en primera persona lo que sucedería 15 años después.

La compleja situación de crisis que estamos sufriendo (sea de valores, económica, política,…), la incertidumbre que generan la inestabilidad y los radicales cambios a todos los niveles y el rápido desarrollo de tecnologías colaborativas, han llevado a una completa ruptura del paradigma empresarial, tal y como lo conocíamos hasta ahora. En este contexto, hemos pasado del poder jerárquico al poder de valor añadido, lo que implica que las empresas dejen de pensar en contratar empleados (no los necesitan) y se orienten a colaborar con profesionales externos que aporten dicho valor añadido desde fuera y de forma mucho más flexible. Profesionales de alto valor, mucho más accesibles, que trabajen en un tiempo determinado, para proyectos específicos y a cambio de una retribución basada en el valor, no en la presencia física de una persona en su puesto de trabajo.

¿La Economía de la Atención?

En este contexto, cada cierto tiempo, aparecen conceptos de moda en el mundo del management y de la gestión de empresas que suelen ocupar lugares destacados de artículos, blogs y prensa especializada. Bajo la etiqueta de “tendencias”, estos conceptos suelen ser un reclamo para todo tipo de profesionales que se autocalifican como innovadores y que despliegan una importante oferta de servicios alrededor de ellos.

En muchos casos, se trata del mismo “perro con distinto collar” y dichos conceptos suelen desinflarse con la misma rapidez con la que aparecen otros nuevos.

perro

Con este panorama, pudiera pensarse que el concepto: “Marca Personal” es otro, de tantos, que pudiera estar de moda y que es utilizado en la actualidad de manera masiva. Nada más lejos de la realidad.

El actual paradigma profesional ha cambiado por completo las reglas del juego. Nos encontramos en un escenario con un mercado laboral con altas cifras de desempleo y un tejido empresarial en clara tendencia al trabajo en red a través de profesionales independientes y colaboradores externos orientados a proyectos. Este entorno, turbulento y cambiante, exige a los profesionales ser identificados, ser reconocibles en el mercado, ser la opción preferente. En definitiva, contar con una Marca Personal sólida y creíble.

Hoy por hoy, formar parte de una inmensa masa de profesionales y no contar con nada “especial”, equivale a estar en “tierra de nadie”, o, lo que es lo mismo, a ser uno más, sin más. Esta situación exige a todos los profesionales contar con algún tipo de habilidad singular. Ser especialmente buenos en algo.

De lo contrario…

LA ECONOMÍA DE LA ATENCIÓN ES UN SISTEMA DE ESTRELLAS…

SI TU TRABAJO NO TIENE NADA DE ESPECIAL, POR MUCHO QUE TE ESFUERCES, NADIE REPARARÁ EN TI, Y ESO SIGNIFICARÁ  TAMBIÉN, CADA VEZ MÁS, QUE NADIE ESTARÁ DISPUESTO A PAGARTE GRAN COSA.

Michael Goldhaber, Wired

Esta perspectiva genera en las personas cierto pánico ante esta nueva forma de interrelacionarse y de generar ingresos, pero, al mismo tiempo, es una fantástica oportunidad para tener una vida más plena, más interesante. Es una oportunidad para conocer a muchas más personas, trabajar en entornos más diversos y generar proyectos más creativos y variados.

Si te preguntas si generar una potente Marca Personal en tu entorno profesional puede ser un valor a tu favor, la respuesta es: Absolutamente, sí.

¿Qué es la Marca Personal y cuál su objetivo?

Una Marca Personal es, sencillamente, la huella que dejamos en nuestra forma de hacer las cosas. Es una forma singular de hacer, de comportarse, de ser quien somos.

Cuando, como profesionales, conectamos con nuestros valores y propósitos, y somos capaces de poner nuestros talentos y capacidades al servicio de dichos propósitos, nos mostramos como personas auténticas. Personas que brillan con luz propia, que tienen voz y en las que se puede confiar.

En un escenario tan convulso como el descrito, los profesionales más valorados, dentro y fuera de las organizaciones, son aquellos a los que se identifica, a los que se ve y percibe como más colaborativos y útiles, más auténticos y naturales. Aquellos que aportan un valor diferencial y generan credibilidad. Una credibilidad ganada con el paso del tiempo y el logro de proyectos llevados a cabo a lo largo de su trayectoria.

Si la Marca Personal no es sino la huella que dejamos en el resto, podemos afirmar que todos tenemos nuestra propia Marca Personal, sólo que algunas personas la tienen más trabajada y orientada a objetivos concretos.

Definitivamente, el objetivo de una Marca Personal es ser reconocidos, elegidos y recordados, por encima del resto, en un área profesional concreta. Ello conlleva trabajarla de manera consciente a través de los diferentes elementos que la componen.

La fórmula maestra.

Para conocer los elementos nucleares de una marca personal utilizaremos la siguiente fórmula:

formula

Como puedes apreciar, la fórmula refleja siete variables. Asimismo, hay dos bloques diferenciados. El primero hace referencia a lo que hemos denominado elementos esenciales y el segundo a elementos de apoyo.

Veamos qué representa cada variable:

ELEMENTOS ESENCIALES:?Comenzamos con el primer bloque. Les llamamos esenciales, pues tienen que ver con aspectos verdaderamente íntimos y personales.

  • V: Valor / Talento: Una marca personal es capaz de aportar una propuesta de valor. Es decir, ofrece algo que es útil a otros. Algo tangible que se apoya en su talento y en sus fortalezas. De esa manera, una marca personal permite ocupar un lugar en la mente de las personas (ya sean clientes, colaboradores, jefes, etc.) y es reconocida y asociada a algo en la que es referente. Es decir, aporta un alto valor en un aspecto muy específico, tangible, concreto. Algo con nombre y apellidos.

boliPor ejemplo, somos capaces de identificar para qué sirve algo tan simple como una maleta o un bolígrafo. Aunque pudiéramos darle otros usos, es fácil reconocer su utilidad. Sin embargo, si trasladas esta cuestión a ti mismo, como profesional: ¿para qué vales?¿en qué eres útil?, verás que no es tan sencillo dar una respuesta.

Si continuamos con el mismo ejemplo, dicha maleta o el bolígrafo, son, además, los objetos que mejor cubren su función (parece obvio pensarlo), por lo que, llevado al terreno de las personas, podríamos decir que cuando una persona define muy bien su utilidad (su valor), en cierto modo, ese valor le confiere cierto estatus de expertise en dicha materia.

  • C: Creíble / Confiable: Una marca personal debe generar confianza, es decir, una experiencia y un recorrido asociado al éxito, a excelentes resultados y a profesionalidad. Todo ello genera credibilidad. Tenemos la certeza de que se puede contar con esa persona.

Dos son los elementos que permiten generar confianza y credibilidad a un profesional de manera sostenible en el tiempo: Los logros obtenidos a lo largo de su trayectoria empresarial y la transparencia y la ética con los que los ha llevado a cabo. 

  • V: Visibilidad: Una marca personal debe ser visible a otros. Es decir, se debe mostrar y exponer para que otros la puedan visualizar y reconocer. De no ser así, poco menos que no existe, nadie la puede encontrar.

Para ser visible se debe servir de diferentes canales, tanto físicos como virtuales, como por ejemplo; Encuentros, Congresos o Redes Sociales.

  • P: Posicionamiento: El posicionamiento de una Marca Personal está relacionado con ocupar un lugar en la mente de sus clientes o colaboradores. Ellos deben asociarla a algún tipo de actividad concreta y, además, tener un concepto alto de ella a ese respecto.

pinturaPor ejemplo, si pienso en alguien para pintar mi casa, en seguida viene a mi cabeza el nombre del profesional que sé que hará un gran trabajo, entre otras cosas, porque sé que desarrolla muy bien su trabajo (Valor), que es un profesional del que me puedo fiar (Confiable), ya que en el pasado ha satisfecho mis expectativas, y, finalmente, es un profesional que se preocupa por mantener el contacto con sus clientes, por lo que me ha añadido como contacto en Facebook, donde puedo ver muy a menudo los trabajos que va haciendo para otras personas (Visible).

ELEMENTOS DE APOYO:

Tras los elementos esenciales, analizaremos otros conceptos que sirven para apoyar el desarrollo de los anteriores, como son:

  • R: Realidad: Toda Marca Personal necesita un marco de referencia. Necesita conocer el entorno en el que se desenvuelve, pues el escenario y el contexto condiciona.

No es lo mismo trabajar determinado tipo de servicios especializados en una ciudad grande que en una zona rural.

perro2Por ejemplo, si quieres ser un referente en peluquería y estética canina, lógicamente, deberás estar en un entorno físico en el que esa propuesta de valor tenga cabida. Tal vez en ciudades con un importante número de personas sensibilizadas con este tipo de servicios y con capacidad para poder pagarlos.

De ese modo, la marca personal debe ser diseñada de acuerdo al entorno en el que quiere operar y a la realidad que le rodea (factores sociales, económicos, tecnológicos, culturales, …)

  • D: Diseño: Una Marca Personal requiere de una estética homogénea, reconocible y singular. Todo aquello que rodea a esa Marca está impregnada por una determinada forma de hacer, una apariencia común en sus elementos que hacen identificar inmediatamente a quién pertenece ese “sello”,  ese estilo propio.

El diseño no comprende exclusivamente a elementos gráficos, sino que abarca, del mismo modo, aspectos como la forma de relacionarse e interactuar con las personas del entorno, el estilo comunicativo, la forma de vestir, etc.

En definitiva, hay una relación muy directa con la imagen que esa marca personal proyecta al exterior y que es fácilmente reconocible por otros.

  • T: Tecnología: Una Marca Personal debe servirse de la tecnología para tener mayor proyección y alcance. De hecho, sin tecnología no se puede competir.

En este sentido, se produce un efecto curioso y contrapuesto, de tal forma que, por un lado, la tecnología es la que da plataforma al talento para alcanzar su máximo potencial y, al mismo tiempo, necesitamos una base de talento para poder manejar la tecnología y sacarle todo el partido que puede ofrecernos.

Se estima que, en los próximos años, no van a existir el 47% de los empleos actuales, debido a la tecnología. El trabajo no estará allí.

redGran paradoja: Mientras, en la actualidad, el trabajo manual ha perdido valor y la tecnología sustituye a la persona en el puesto de trabajo, debemos diferenciarnos poniendo el foco en ser más “Artesano + Autor + Original” con la tecnología como plataforma de desarrollo y de expansión.

Curioso, ¿verdad? Un trabajo más artesanal y singular que necesita de la tecnología como plataforma en entornos en los que la tecnología no pueda sustituirte. Uhmmm¡¡¡ Todos preparados para ser Artesanos 3.0.!!!

En definitiva, tenemos ante nosotros nuevos escenarios que nos exigen sacar a la luz nuestra mejor versión y convertirnos en profesionales relevantes, de lo contrario, pasaras a formar parte de una inmensa masa de clones. Ya sabes : DISTINGUIRSE O EXTINGUIRSE.

RESEÑA DEL AUTOR:

Raúl de Tena (@raul_detena) es CEO & Fundador de TALENTIA, Coach, Formador y Consultor experto en Marca Personal, Desarrollo del Talento y Habilidades de Management .

autorDoctorando en Gestión del Conocimiento y del Talento, Licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales, Master en Dirección y Administración de Empresas (MBA), Programa de Alta Dirección y Business Administration Executive, posee una gran experiencia en el ámbito de la gestión y de la formación para equipos multidisciplinares.

CEO & Fundador de GRUPO TALENTIA; Compañía orientada al Desarrollo del Talento de Organizaciones, Equipos y Personas y de la Marca Personal, a través de Coaching ejecutivo, de Formación directiva y de Consultoría en dirección de personas. Cuenta con dos Unidades de Negocio, Talentia Executive y Talentia Education, orientadas al entorno empresarial ejecutivo y al entorno educativo y familiar, respectivamente.

Desde Febrero de 2013 es Presidente de AECOP Extremadura, Asociación Española de Coaching Ejecutivo-Organizativo y Mentoring, y forma parte del Consejo Nacional de Presidentes AECOP España-EMCC.

Previous Carmen Muñoz: "Con el congreso queremos mejorar la calidad en la PRL dentro del ámbito sanitario"
Next La conciliación retiraría más de 300.000 coches del atasco madrileño

1 Comment

  1. […] …tenemos ante nosotros nuevos escenarios que nos exigen sacar a la luz nuestra mejor versión y convertirnos en profesionales relevantes, de lo contrario, pasarás a formar parte de una inmensa masa de clones. Ya sabes : DISTINGUIRSE O EXTINGUIRSE. […]

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *