Esperanza Romero: ¿Cómo gestionar la empresa desde la perspectiva del Wellness empresarial?


En el artículo anterior sobre Wellness empresarial escrito por mi compañero Julián Pelacho, nos comentaba que la investigación científica emprendida por la psicología positiva aplicada, apunta al bienestar -físico y psicológico -como el eje estratégico alrededor del cual han de girar las nuevas políticas de personas. El estilo de dirección llevado a cabo en muchas organizaciones en la actualidad, nos hace recordar los tiempos en el que las personas en las empresas eran meras máquinas de producción, sabemos que existen muchas organizaciones donde eso no ha cambiado todavía, otras que están en proceso de cambio y otras tantas que habiendo conseguido el cambio, el miedo les ha hecho retroceder en la gestión y cuidado de las personas.

Afortunadamente no todo es así, y tengo la gran suerte de poder ver de cerca el interés y la preocupación de determinadas organizaciones por llevar a cabo estilos de gestión muy alejados de los comentados, preocupados por cómo hacer que las organizaciones consigan los resultados a través de que las personas sientan bienestar, satisfacción y compromiso en el trabajo. El objetivo de la perspectiva del Wellness empresarial es dotar a las personas y a las organizaciones de recursos para hacer frente a las demandas y exigencias a las que se enfrentan en la actualidad y que tantos costes fisiológicos y psicológicos generan. Disminuyendo el estrés y el burnout y haciendo que aumente el nivel de compromiso, satisfacción y engagement de las personas, el resultado ya os podéis imaginar cuál es, aumento de productividad, desempeño y del nivel de calidad.

Ahora bien, cómo llevar a cabo esto, cuál es la aplicación práctica para conseguirlo, pues bien, apoyándonos en modelos sencillos como el de “Demandas y Recursos Laborales” de Bakker y Demereouti podemos obtener los resultados que estamos comentando. Partiendo de la importancia de dotar de recursos personales a los miembros de la organización, recursos que permitan a las personas sentirse fuertes y con herramientas para hacer frente a las dificultades del momento, o simplemente para mantener su bienestar actual. Recursos como la Autoconfianza, la Autoeficacia, el Optimismo y la Resiliencia van a permitir a las personas desplegar los recursos laborales que la organización posea. Muchas de las prácticas asociadas al Wellness empresarial no son nuevas, muchas veces la organización lo único que necesita es dar un empujón a aquello que ya está en marcha, recordar, reciclar, o simplemente tener “ganas” para hacerlo.

Nosotros proponemos comenzar con un diagnóstico que permita identificar las fortalezas y debilidades de los recursos laborales, así como la identificación de los indicadores que la organización necesita mejorar o mantener.  Estos indicadores son tanto de productividad, desempeño, satisfacción… tras la medición inicial, establecemos el objetivo de mejora, que iremos evaluando a lo largo del proyecto de intervención.

Como todo proyecto de mejora, es fundamental tener el apoyo de la dirección, una estructura de influencia que puedan sostener el proyecto en todo momento, así como por ejemplo, crear un equipo de mejora que empuje y ayude a lo largo del proyecto a través de acciones de seguimiento.

Tras el diagnóstico y la definición de los indicadores, empezamos el trabajo de desarrollo de los recursos de las personas que participan. Para este trabajo, proponemos la realización de sesiones de grupo, sesiones que permiten generar conciencia a cada uno de los participantes acerca de su punto de partida, a través de la experiencia y la reflexión, permitiendo además generar el contexto de trabajo adecuado donde se comparten las buenas prácticas y se pone la atención en las cosas que ya salen bien en el trabajo y que por tanto podemos repetir cuantas veces queramos porque nos llevan a situaciones de éxito y de satisfacción. Y tras la sesión de trabajo en grupo ¿qué?, pues bien hay que llevarlo a la realidad del día a día, el trabajo de campo en el contexto laboral, es primordial, así como dejar el espacio de tiempo necesario para interiorizar y poner en práctica lo aprendido, para analizar los resultados que ese cambio de mirada o de práctica conlleva. Así en la siguiente sesión de trabajo reflexionamos sobre qué ha sucedido tras utilizar ese nuevo recurso. Como proyecto de desarrollo, lo ideal para la organización es el que se trabaje en un período de tiempo adecuado, que permita interiorizar el trabajo poco a poco, por lo que nosotros proponemos proyectos que se espacien suficientemente en el tiempo, para establecer puntos de control y seguimientos necesarios.

¿Y qué ocurre tras la realización del proyecto? ¿Cuáles son los resultados? Pues bien, que la organización es más sana, que las personas se sienten mejor y es entonces cuando se despliegan los recursos laborales que la entidad ya posee, los mandos intermedios dan autonomía a sus equipos, dan feedback de manera natural y continua, comparten con claridad lo que se espera de ellos, acompañan en el desarrollo de las personas, marcan objetivos e indican el camino y por supuesto, aparece el espíritu de equipo que en determinados momentos había desaparecido, y consecuentemente se empiezan a hacer reuniones que son necesarias, se acercan a determinados compañeros con los que nunca se habían establecido relaciones fluidas, sonríen a los clientes, afrontan las dificultades con seguridad, resuelven los conflictos con los colaboradores…..o sencillamente hacen su trabajo bien.

Otra forma de hacer, de dirigir, de gestionar, de conseguir resultados, quizás una forma que se hace más necesaria ahora que nunca, y que porqué no, puede ser el inicio del management del siglo XXI.

Esperanza Romero Carrasco
Directora de Desarrollo del Talento

Previous Salvatore Moccia: La conciliación para aumentar la productividad
Next Presentan una plataforma para ayudar en la implantación de planes de igualdad

1 Comment

  1. 5 Junio, 2017
    Responder

    Excelente post Esperanza, el wellness empresarial va ganando terreno gracias a los resultados positivos. Mi pais Ecuador aun se mantiene renuente a la innovacion, no obstante pretendo no bajar la lucha frente la visibilizacion de los casos de exito, que a modo de modelo nos dejan beneficioso soporte. Saludos.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *