La necesidad de un nuevo liderazgo en la implantación del teletrabajo


Tras el estado de alarma, las empresas han remodelado su forma de trabajar, si bien a España todavía le queda un largo recorrido si nos miramos en el espejo de nuestros países vecinos. Portugal e Italia nos superan en porcentajes de teletrabajo. Pero ¿cuál podría ser el motivo? En España, todavía se insiste en el “presencialismo”, en parte por un modelo de liderazgo desfasado, basado en el control más que en la confianza y la responsabilidad. Conocemos la opinión de dos fuertes empresas y su punto de vista sobre las causas de este lento avance del teletrabajo en nuestro país.

Desde AXA, Carmen Corbatón, Directora Diversidad e Inclusión, Relaciones Laborales y Salud Laboral considera que “hay miedos que actúan como barreras a la hora de que una empresa se plantee implementar un programa de teletrabajo. En España, la cultura empresarial todavía necesita evolucionar hacia modelos menos jerárquicos, donde el liderazgo se base en la confianza, la autonomía y la responsabilidad y no en el control y en el presencialismo”.

Para esta directiva “el teletrabajo ha venido para quedarse” y destaca que “en su empresa ya en 2013 se empezó a trabajar en un plan de implementación del trabajo a distancia, comenzando con un proyecto piloto, que se fue consolidando y evolucionando hasta alcanzar, antes de la crisis del coronavirus ya al 60% de la plantilla disfrutando de esta medida. Programa que, además, desde 2017 está recogido y regulado en el Convenio Colectivo AXA”.

Corbatón señala que “tras el estado de alarma, el 100% de la plantilla se pudo adherir al teletrabajo de manera voluntaria con hasta dos días de teletrabajo a la semana”, al tiempo que  la situación motivó “el impulso del proceso de dar un paso más hacia una cultura de agilidad y auto emprendimiento, de apoyo a las oportunidades de uso y funcionalidades de las nuevas herramientas de trabajo colaborativo, apostando por la transformación y la eficiencia de los espacios de las oficinas, favoreciendo nuevos comportamientos y rutinas en el entorno de trabajo y en la forma de relacionarnos”. Términos como empowerment, simplificación, flexibilidad o agilidad son los que dirigen nuestra transformación hacia un modelo de smart working, en línea con nuestras prioridades estratégicas y necesidades de negocio”.

Por su parte, Ana Mutis, Directora de RRHH , Comunicación y RSC de AstraZeneca destaca que según Eurofound “apenas un 10% de la población ocupada en España trabajaba desde casa antes del inicio de la crisis sanitaria y que con el estado de alarma, esta cifra llegó hasta el 30%, un porcentaje muy superior, pero que sigue distando mucho de la mayoría de nuestros vecinos europeos” . Asimismo, esta responsable de RRHH apunta que “países más similares a nosotros como puede ser Portugal o Italia nos superan en teletrabajo (38% y 41%, respectivamente) y el porcentaje de personas que teletrabajan en países del norte del continente es aún mayor, llegando al 59% en Finlandia y al 47% en Dinamarca”.

Respecto a las razones del porqué de esta circunstancia, Ana Mutis pone de relieve la cultura de presencialismo muy arraigada, la escasa digitalización en muchos puestos y de sectores, lo que dificulta la realización de las tareas desde casa. Por lo que respecta a su empresa manifiesta que “la situación actual ha hecho que aceleremos nuestra estrategia, centrada en “Growth Through Innovation” o crecer a través de la innovación, que tiene como pilares la toma de decisiones de manera ágil, flexible y sostenible en el tiempo”.

La directiva constata que “este cambio ha hecho que nos tengamos que adaptar con mayor rapidez a la nueva situación y también le da más importancia que nunca a la comunicación eficaz, para poder trabajar coordinados. Por supuesto, también debemos tener en cuenta el reto que supone la gestión del alto volumen de los datos que recibimos diariamente y la clave es que seamos capaces de saber interpretar estos datos para tomar las decisiones correctas de manera rápida y que aporten valor al negocio”·

Mutis señala que las ventajas del teletrabajo son “innegables” y que “la experiencia de estos meses ha puesto de manifiesto que esta opción sea totalmente válida. Además, advierte que “si bien la asistencia a la oficina es fundamental para las relaciones con los compañeros y realizar determinadas funciones, la combinación de ambas (teletrabajo y trabajo presencial) cada vez es más constante en buena parte de las compañías”.

Por lo que respecta a AstraZeneca apunta que “los líderes desempeñan un papel clave para contribuir a fomentar la cultura de confianza que debe primar en cualquier compañía. La cercanía y coordinación diaria con los equipos les brinda la oportunidad de conocer de primera mano sus dudas e inquietudes y son fundamentales para la transmisión de la información y los mensajes que necesitan los profesionales, así como para poder alcanzar las metas y objetivos marcados.

Previous Motivos para teletrabajar: Hablan las empresas
Next Trabajo a distancia: ¿miedo a la desvinculación?

1 Comentario

  1. […] artículoLa necesidad de un nuevo liderazgo en la implantación del teletrabajo fue publicado en […]

Deja una respuesta.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.