Expertos nos ayudan a entender cómo reaccionamos emocionalmente ante la crisis sanitaria más grave del siglo XXI


  • Alcaide: “Lo más importante de esta crisis es la gratitud, que nos conecta con la vida y la aceptación de lo que nos está pasando”
  • Julio De la Iglesia: “Tener miedo es inevitable, superarlo es una decisión. El éxito es de los valientes”

La gestión de emociones es de especial importancia para poder sobrellevar una situación crítica como la actual. Desde rhsaludable hemos preguntado a diferentes expertos para conocer su opinión. Hoy contamos con la colaboración del ponente, escritor, formador en liderazgo y motivación, Francisco Alcaide, y con el TEDAX, coach, ponente y fundador de gestiondelmiedo.com,  Julio De la Iglesia.

¿Qué podemos aprender y sacar en positivo de esta crisis?

Francisco Alcaide: Viendo la situación que estamos viviendo, para mí lo importante es la Gratitud, ser agradecido. Damos demasiadas cosas por supuesto, y no deberíamos dar nada por supuesto. A diario, no valoramos cosas cotidianas como la salud, cuando sin salud todo lo demás no vale nada; tampoco nuestro trabajo, mucha gente se pasa el día quejándose hasta que lo pierde; la amistad y la familia no siempre van a estar. La Gratitud nos conecta con la vida; la gratitud es una forma de ver que cambia nuestra mirada. 

Julio De la Iglesia: Podemos aprender a ser valientes y a conectar con el héroe que llevamos dentro. Si hacemos un ejercicio de observación y reflexión, podemos conectarnos con esa parte íntima de nosotros, donde se guardan todas nuestras fortalezas, y la certeza primitiva de que cuando un ser humano piensa y declara que no se va a rendir, el mundo se le queda pequeño.

Yo lo veo como el descanso del primer tiempo. Algunos lo aprovecharán para decidir cómo remontar en el segundo tiempo y ganar el partido de su vida. Sacar tiempo para reflexionar también sobre nuestros sueños y anhelos. Hacer un inventario de lo que hemos logrado y de lo que sí o sí queremos hacer en cuanto podamos salir.

¿Cómo podemos afrontar estos días de confinamiento?

Francisco Alcaide: Lo más importante es la aceptación. La realidad es la que es, y ahí no podemos influir. Lo que está siempre en nuestras manos es nuestra actitud, cómo respondemos a todo lo que nos ocurre. Como decía Jung: «Lo que niegas, te somete; lo que aceptas, te transforma». Enfadarse con la vida no sólo no soluciona nada sino que lo empeora porque nos coloca en una actitud nada favorable para gestionar la situación. A partir de la aceptación, es el momento de aprovechar el parón, cada uno a su manera: como introspección interior, para sembrar nuevos proyectos, para reajustar su estrategia profesional o personal o para compartir más tiempo con seres queridos.

Julio De la Iglesia: Con gratitud, dignidad y esperanza. La valentía necesita de mucha esperanza. Diseñemos un plan de acción que contribuya a nuestra supervivencia personal y profesional, con los dos puntos indispensables. El primero, aceptar la situación, dónde estamos y segundo donde, cómo y con quien queremos llegar. Tomando decisiones que contribuyan a que nuestro presente y futuro sea como lo hemos planificado en todos los aspectos: familia, trabajo, deporte, salud, hijos, ocio, etc. Es una oportunidad única para formarnos mejor como profesionales y también para valorar lo que tenemos en casa.

¿Qué les diría a las personas que sufren ansiedad por perder su empleo/empresa?

Francisco Alcaide: Que es comprensible estar así, que se permitan sentir lo que están sintiendo. Eso sí, un cierto tiempo. Caer en la negatividad nos sume en un estado nada apto para la búsqueda de soluciones. Por eso, emocionalmente que se apoyen en su círculo más cercano que es la mejor fuente de energía que existe. También que pidan ayuda: las soluciones no siempre tienen que venir de nosotros, muchas veces vienen de los demás. Y luego actitud, con una buena actitud es más fácil encontrar alternativas y llevar mejor las cosas. Que confíen. Todo pasa y todo llega.

Julio De la Iglesia: La ansiedad surge de imaginar un mal futuro. Donde ponemos nuestra atención, es nuestra elección. Si necesitas quejarte o llorar, hazlo, libera esa presión, pero pasado ese momento piensa, que lo que te va a salvar, es poner el foco en seguir dando aletas, en no rendirte. Conviértete en el líder de tu trabajo, hazte responsable del resultado. Apóyate en tu equipo, céntrate en ayudar a tus compañeros. Cuando nos ponemos en modo ayuda, sacamos el foco de nuestros problemas y al ser útil a los demás encontramos fortalezas y respuestas a los nuestros. En medio de una crisis, es importante hacer que todos entiendan que somos una empresa, una comunidad, una familia y que estamos en el mismo equipo,. Como dijo Alejandro Magno “De la conducta de cada uno, depende el destino de todos”

Si eres autónomo, actualiza tus redes, tu web, tu currículum, llama a tus clientes, preocúpate por ellos, estudia la posibilidad de la venta online o de reinventarte.

El camino del miedo al éxito, exige pasar a la acción con coraje y determinación aunque tengamos miedo. Detrás de esa angustia, de ese miedo esta nuestro crecimiento, superación y éxito.

¿Cree que esta pandemia está suponiendo una lección de vida? ¿Qué lecciones podemos aprender?

Francisco Alcaide: Toda situación crítica siempre deja enseñanzas. Las crisis, en sus diferentes formas (guerras, desastres naturales, sanitarias, financieras…) se repiten cada cierto tiempo. Y las enseñanzas también: 1) La importancia de valorar el presente, de darle intensidad a la vida y disfrutar cada momento; 2) Lo más importante siempre en la vida es el afecto/cariño; 3) Los problemas dejan de ser problemas. Sin salud nada tiene sentido; 4) La importancia de la Fe, las personas espirituales hacen frente mejor a los contratiempos; 5) La necesidad de contar con ahorro y liquidez para los imprevistos y no verse muy desprotegido.

Julio De la Iglesia: Nos ha recordado nuestra vulnerabilidad y a la vez nuestra grandeza. Nos ha mostrado lo importante de la vida. Este virus se está llevando muchas vidas, está generando mucho dolor, pero también está salvando a muchas personas que están encontrando el propósito de sus vidas.

En el mundo de la empresa, nos estamos dando cuenta, que lo primero es gestionar los miedos y para eso tenemos que comunicar más y mejor, para reducir la incertidumbre. Más allá de la supervisión, nuestra comunicación tiene que ser honesta, transparente y positiva. Nos ha confirmado, que el recurso más importante son las personas. Y entender que para nuestros equipos, como para nosotros, lo más importante es el respeto, el reconocimiento, la confianza y nuestras familias.

Esta situación nos está empujando hacia nuestros límites de dolor, miedo, frustración, pero también de gratitud, esperanza, valentía y solidaridad que desconocíamos. Traspasar estos límites nos tiene que hacer más sabios, más fuertes y a la vez reforzar nuestra confianza en nuestras capacidades para salir victoriosos.

¿Cómo puede superar el personal sanitario las largas jornadas de trabajo y confinamiento de su familia?

Francisco Alcaide: Son situaciones críticas y extremas donde sólo existe una alternativa: apretar los dientes y seguir bregando. Lo más importante es que el equipo sanitario esté unido y se sientan arropados unos a otros. Que entre ellos exista esa camaradería necesaria. Y, aunque la situación sea difícil, unas notas de humor pueden ayudar a destensar y relajar el ambiente. Viktor Frankl, que vivió su confinamiento particular en el campo de concentración de Auschwitz, decía: «Es sabido que el humor, más que cualquier otra cosa en la existencia humana, proporciona el distanciamiento necesario para sobreponerse a cualquier situación, aunque sea un instante. Los intentos por desarrollar un sentido del humor y ver la realidad bajo una luz humorística constituyen una especie de truco del arte de vivir».

Julio De la Iglesia: Le haría una pregunta. ¿Cuántas veces has soñado con ser útil o con salvar una vida? Ese momento ha llegado. Llevas toda la vida preparándote, sin saberlo, para este momento. Es la hora de los héroes, que con bata y mascarilla salen a luchar contra la desesperanza, contra la fatalidad, contra la muerte.

La salud al igual que el miedo, nos hace vulnerables, pero también nos iguala. Todos confiamos únicamente en los Sanitarios. A todos ellos les animo a conectar con esa gran responsabilidad, con ese deber que un día adquirieron con ellos y con la sociedad a la que sirven y a que recuerden su vocación. El sentido del deber y su vocación o misión les va a conectar con el valiente y el profesional que llevan dentro. Se trata de perseverar en lo que debemos de hacer, sin pensar, en lo que tenemos que sufrir.

Yo tengo un lema, “Haz todo lo que puedas, con lo que tengas donde estés” Así, pase lo que pase, cuando apoyes la cabeza en la almohada, por lo menos tendrás la conciencia tranquila.

Cuando pasen los años y giremos la vista atrás, los que hayan cumplido con su deber sentirán orgullo y tendrán una recompensa emocional que les acompañará toda su vida. Recordaran que fueron valientes, que lo dieron todo y cumplieron con su deber. Y nosotros siempre recordaremos su sacrificio y ejemplo para ser mejores personas de lo que éramos antes de esta crisis.

Una frase de ánimo:

Francisco Alcaide: «La capacidad de sufrimiento del ser humano no tiene límites. Vivir o morir no es tan importante como luchar». Albert Espinosa.

Julio De la Iglesia: Tener miedo es inevitable, pero superarlo una decisión. El miedo es de Valientes.

Nunca más os deis por vencidos y que seáis valientes DESDE  CASA o ahí fuera. Porque el Éxito es de los Valientes.

TEMPLANZA y CORAJE.

Previous El confinamiento, cómo nos afecta mentalmente y qué cambios produce en nuestra escala de valores
Next Webinar sobre el impacto del covid-19 en la seguridad y salud en el trabajo

Sin Comentarios

Deja una respuesta.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.