El colegio Miguel de Cervantes de Gijón ganó el premio #BeActive a la Educación


El Premio #BeActive a la Educación es una de las tres categorías de los Premios #BeActive, lanzados como parte de la SED el pasado año 2017. Esta categoría trata de identificar tres centros educativos (tanto Guarderías como Colegios) de cualquier parte de Europa, que puedan mostrar la forma en que han promovido los entornos educativos activos, de manera adicional al deporte y actividad física que se practica en las aulas dentro de la enseñanza reglada, para animar a la gente joven a ser #BeActive.

Los centros deben mostrar que han realizado acciones para mejorar la participación en el deporte y en la actividad física dentro de los criterios de creatividad, impacto, alcance, reducción de costes, sostenibilidad y replicabilidad.

Uno de los centros galardonados en la edición #BeActive 2017 fue el colegio público Miguel de Cervantes de Gijón. Hemos querido hablar con Geles García Álvarez, directora y coordinadora del proyecto para que nos cuente su experiencia.

¿Cómo de importante es la práctica del deporte para los alumnos?

En nuestro colegio, los planes de difusión y extensión de la práctica deportiva, ya forman parten del “ADN” del centro puesto que están incluidos en el Proyecto Educativo. Por tanto, la importancia que se le da, tanto por parte del alumnado como de sus familias, es una prioridad educativa que forma parte del presente y del futuro en nuestro colegio. 

¿Qué significó para vosotros ganar el premio BeActive 2017?

Una gran satisfacción al ver reconocido el trabajo desarrollado, a la vez que un estímulo para continuar trabajando en esta línea.

Una gran visibilidad de nuestros proyectos debido a la repercusión que tuvo en los diferentes medios de comunicación.

También nos ayudó a que, tanto las familias como los diferentes ámbitos educativos, valoren más la importancia de la práctica deportiva en las escuelas. De hecho se nos han abierto muchas puertas a la hora de abrir nuevos programas. Es más, este año fuimos nombrados por la Consejería de Educación como Centro Promotor de la Actividad Física y la Salud en Asturias e incluidos en la red de este tipo de centros, resultando seleccionados solamente cinco centros más.

El premio económico (5.000€), nos permitió la adquisición de un desfibrilador semiautomático (DESA), poder realizar nuevas actividades y financiar proyectos ya existentes.

¿En qué consistía el programa que presentasteis y cuál era el objetivo principal?

En nuestro colegio hemos detectado que el alumnado presentaba problemas de sobrepeso y obesidad, así como unos hábitos alimenticios inadecuados. También hemos comprobado que existía un porcentaje que sufría sedentarismo. Además, el centro sufría de cierto aislamiento de su entorno debido a estar localizado a las afueras de la ciudad, en terrenos que anteriormente tenían un uso industrial.

Año tras año, hemos logrado que el 80% de los estudiantes se involucren en actividades extraescolares, por lo que el reto consistió en motivar a ese 20% restante.

A ellos/as se dirigió el desafío de cruzar la ciudad en bicicleta (unas 10 millas) y correr otra milla más, actividad que se convirtió en el I Duatlón Milla Cervantes.

Por otro lado el programa se complementa con otras las actividades propuestas por el colegio para motivar al alumnado. Entre ellas se encuentran la natación, el baile, el golf, la escalada, el monopatín, el buceo, la natación sincronizada, el surf y el piragüismo. Fuera del horario escolar, además, pueden practicar judo, atletismo, ciclismo, fútbol, voleibol y danza. El Miguel de Cervantes, además  promueve como jornadas especiales a lo largo del curso: una gymkana acuática, patinaje sobre hielo, gimnasia artística, una semana blanca y un festival de baile, así como programas de  hábitos de alimentación saludables, clases de educación vial y también de socorrismo y salvamento.

Las familias y la comunidad educativa juegan un papel muy relevante, pues su participación se hace indispensable en la creación de hábitos duraderos y permanentes en terrenos como la actividad física, la alimentación y la salud. Las familias se han involucrado, bien organizando, acompañando o participando en las actividades.

Objetivo principal: disminuir el índice de obesidad y sobrepeso del alumnado del colegio, para ello se trabaja desde tres aspectos:

  • Alcanzar las 5 horas de práctica de actividad física recomendada por la OMS.
  • Mejorar la salud y la alimentación
  • Llegar al alumnado que no realiza actividad física extraescolar

El programa incidió en alumnado de todas las edades, todas las culturas, cualquier tipo de nivel físico o discapacidad (para ello realizamos adaptaciones y proporcionamos personal de apoyo)  e impulsó especialmente el deporte en las niñas.

Se dispuso de un sistema de becas para que ningún alumno/a se quedase sin participar por motivos económicos. Los fondos los obtuvimos a través de patrocinios privados, de subvenciones y de recursos municipales y humanos del entorno. Además hemos podido contar con un banco de bicicletas y de materiales para la nieve.

¿Cómo es la acogida de los alumnos a este tipo de programas?

El alumnado acoge con gran interés y motivación todo este tipo de programas pues supone para ellos/as una forma de aprendizaje de manera muy práctica y que parte de sus intereses y motivaciones, con lo que participan muy activamente.

¿Cuáles son los siguientes pasos a seguir?

Los pasos a seguir a partir de ahora irán dirigidos a mantener y ampliar los programas deportivos. Como objetivo prioritario para el próximo curso, nos hemos propuesto reforzar el proyecto en los ámbitos de la salud y la alimentación. Para ello tenemos prevista la participación en diversas jornadas y en la celebración de un Congreso de Salud en nuestro centro escolar.

Además, con motivo del día mundial de la Reanimación Cardiopulmonar, queremos realizar para las familias una formación específica y una jornada de prácticas en técnicas de RCP y en el uso del DESA que disponemos en el centro.

¿Algún consejo para esos centros educativos que quieres integrar la práctica deportiva en su día a día escolar?

Para integrar la práctica de la actividad física en un centro, hay que partir de unos intereses y unos objetivos suficientemente motivadores de forma que se consiga implicar a toda la comunidad educativa.

Consideramos que es necesario explicar muy bien a toda la comunidad, que la puesta en marcha de estos programas no impide el desarrollo de la programación curricular, ya que al abordarse desde todas las áreas (Matemáticas, Lengua, Sociales, Naturales, Música, Plástica, Educación Física) el programa forma parte del currículo y contribuye a  reforzar todas las competencias.

Creemos que cualquier colegio puede elaborar un proyecto de Salud, Medioambiente y Educación Vial utilizando como elementos el deporte y la actividad física. Su implantación debe ser gradual y de forma progresiva para que no suponga una gran sobrecarga y pueda integrarse adecuadamente en la programación general del centro.

Las fuentes de financiación, no deberían suponer un gran obstáculo ya que se pueden obtener  a través de patrocinios, subvenciones, premios, etc.

En cuanto a las instalaciones, si el centro no dispone de ellas (no se necesitan unas grandes instalaciones propias) se pueden usar las de la ciudad.

Previous La satisfacción laboral en España, por encima de la media europea
Next Los directivos del futuro: del control a la influencia con Future For Work

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *