Ana Calvo: » Lo importante no es el premio sino la posibilidad de compartir iniciativas que nos impulsen»


Ana Calvo, educadora social y actualmente responsable de la Unidad de Actividades Motivacionales del Hospital Universitario Reina Sofía.

 

¿Por qué decidisteis presentaros a los Premios Hospital Optimista?

En el área de Pediatría y desde nuestra Unidad de Actividades Motivacionales, trabajamos en la realización de actividades educativas de ocio de carácter lúdico-recreativo, que favorezcan la participación e interacción de los menores hospitalizados. De esta forma, se contribuye a evitar los procesos de angustia y aislamiento y, al mismo tiempo, se combate el aburrimiento que puede ir apareciendo en  largos períodos de hospitalización y puede hacer que el niño adopte una actitud pasiva e indiferente ante lo que habitualmente le despertaba interés. El diseño en la programación de actividades no sólo está dirigido al paciente pediátrico ingresado, sino también a todas las personas que interaccionan con él: personal sanitario, amigos y fundamentalmente la familia. Pensamos que es muy positivo compartir con otros hospitales las acciones que realizamos en nuestro centro, encaminadas a humanizar el Hospital Reina Sofía. Además, al mismo tiempo, aprendemos de otras iniciativas y proyectos llevados a cabo en otros centros hospitalarios, con los que podemos intercambiar ideas.

¿Qué destacarías de vuestra iniciativa?

La importancia, hasta ahora relegada a un segundo plano, de la necesidad de programas de intervención socioeducativa que aborde aspectos tan importantes como los psicosociales, afectivos y educativos de los menores hospitalizados, con el objetivo de hacer un poquito más feliz su estancia en el centro hospitalario. También me gustaría poner en valor las ganas, ilusión y actitud positiva con la que trabajamos todos los profesionales implicados en el área pediátrica hospitalaria.

¿Qué retorno ha tenido vuestra iniciativa en los pacientes y en los profesionales sanitarios?

Ha sido muy positivo, tanto por los niños, familiares y allegados, que reciben con alegría las actividades que se realizan en el hospital; como  por los profesionales, colaborando y participando en las mismas. Buscamos que la hospitalización sea lo menos traumática posible, intentando que la vida y rutina de los niños sea lo más semejante a la de su ambiente habitual.

¿Cómo ha sido el recorrido de vuestra iniciativa desde entonces?

Seguimos trabajando en la misma línea, innovando en la introducción de nuevos proyectos y mejorando los ya existentes. Las actividades motivacionales que se llevan a cabo son de diferente tipo: lúdicas, de entretenimiento, conmemorativas, didácticas, etc. Con cada una de ellas se intenta potenciar valores distintos en general, pero también  en particular, el modo de participación del niño puede matizar un valor u otro. Además, el programa de intervención,  no debe ser algo rígido, sino que debe estar sometido a un proceso de revisión continua y evaluación prospectiva sobre la consecución de objetivos, para modificar y adaptarlo a la situación real que aparezca, lo que denominamos gestión de la intervención.

¿Qué consejo darías a los candidatos de la II Edición de los Premios?

Nosotros de nuevo hemos participado en la II edición de los premios con un nuevo proyecto. Invitamos a los demás a que se unan en esta causa donde lo importante no es el premio sino la posibilidad de compartir iniciativas y proyectos que nos impulsen a seguir avanzando en la humanización de “hospitales optimistas”.

Previous La Dra Shirley Sánchez nos explica el proyecto “Mujer Saludable: en bici a mi trabajo”
Next La Fundación Adecco es reconocida por su labor de promoción de prácticas de conciliación

No Comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.