Edgar Bresó: “Las competencias emocionales pueden convertirse en un precursor de la salud laboral”


Edgar Bresó es doctor en Psicología del Trabajo y de las Organizaciones y actualmente trabaja de Director del Máster de Inteligencia Emocional y Coaching en la Universitat Jaume I de Castellón así como fundador de Emotional Apps. También es profesor en el Programa de experto en inteligencia emocional – PREXIE.  Le entrevistamos para conocer más de cerca una interesante iniciativa, nada más y nada menos que una herramienta que mide la Inteligencia Emocional en entornos laborales.

En primer lugar, ¿qué es la Inteligencia Emocional y cómo influyen la gestión de las emociones en el las empresas?

La Inteligencia emocional es la habilidad que tenemos para percibir, comprender y gestionar las emociones y nos permite, en el entorno laboral, poder resolver adecuadamente la infinidad de problemas y demandas emocionales a las que nos enfrentamos con compañeros/as, clientes o incluso con nosotros mismos.

Ha desarrollado una herramienta que mide la IE en el trabajo, coméntanos ¿cómo funciona? ¿cómo surgió este proyecto, con qué finalidad y cuál es su cometido?

El proyecto surge de una necesidad del mercado. Nos encontramos personas que trabajan y gestionan empresas que nos demandaban instrumentos fiables y con base científica pero que, sobre todo, sean verdaderamente útiles a la hora de predecir resultados en las empresas.

Se trata de una herramienta que combina la investigación con el desarrollo tecnológico. Podríamos decir que hemos aprovechado todo lo que la tecnología puede hacer para poder evaluar la competencia emocional de un modo más fiable y predictivo además de muy atractivo para el usuario. A través de los dispositivos móviles MEITPRO (que es como se llama nuestra herramienta) permite evaluar la competencia real de los trabajadores a la hora de solucionar problemas concretos pudiendo analizar de un modo sencillo, a través de un panel de control, tanto las puntuaciones (aciertos/errores) como los tiempos de ejecución. De este modo ofrecemos a las empresas, de un modo visual e intuitivo, análisis certeros acerca de  la competencia real de sus empleados que les permitirá poder tomar decisiones acertadas.

¿Cómo influye la IE en la productividad de la empresa?

No cabe duda de que las emociones son importantes en las empresas y, aunque hablar de datos agregados es arriesgado, los últimos datos que manejamos en Emotional Apps nos hablan de una pérdida aproximada de 72 días de trabajo por cada 30 trabajadores/as y un descenso medio de la productividad de 10.400€ al año en el entorno Europeo para aquellas empresas en las que sus empleados no poseen las competencias emocionales adecuadas.

Como doctor en Psicología del Trabajo, ¿cómo ve actualmente los entornos profesionales? ¿qué mejoras implementaría y de qué forma?

Desde mi experiencia profesional, yo diría que hemos avanzado mucho. Hace algunos años, tengo la impresión de que la formación tenía poca efectividad porque no estaba basada en la transferencia real al puesto de trabajo pero eso está cambiando. De hecho, la calidad de la formación en prevención de riesgos laborales ha mejorado de forma exponencial en los últimos años y creo sinceramente que hay muy buenos profesionales y empresas que cada día ofrecen mejores servicios. No obstante, queda mucho camino por recorrer.

Es una pena que en España sigamos sorprendiéndonos cuando una empresa hace las cosas bien; es una pena que sea noticia que una empresa es saludable. Lo lógico, desde mi punto de vista sería que la noticia fuese que una empresa no hace las cosas bien o que no tiene un entorno saludable. En mi opinión, hasta que no superemos eso no podemos relajarnos y debemos seguir trabajando duro cada día.

¿Cree que se precisa de una mayor formación en la gestión de las emociones en los profesionales de hoy en día?

Por supuesto, no me cabe la menor duda, y muy especialmente en las personas que gestionan equipos de trabajo. Al menos eso que hemos encontrado a partir del análisis de nuestros datos obtenidos a partir de muestras de más de 15.000 personas de nuestro país y más de 40.000 europeos.

¿Son las empresas Españolas Emocionalmente Inteligentes. Según sus datos, qué puesto ocuparíamos en un supuesto ranking ?

Una vez más, hacer valoraciones o rankings es complicado. No obstante, de los datos que disponemos en Emotional Apps se desprenden varias conclusiones interesantes. A fecha Diciembre de 2016, a nivel mundial, los 3 países que mayor puntuación obtienen en Inteligencia Emocional evaluados con MEITPRO son Dinamarca, Suecia y Australia (en ese orden), mientras que España ocupa el puesto 54.

Una de las conclusiones más interesantes a las que hemos llegado, tras el análisis pormenorizado de estos datos, es la existencia de correlaciones entre la cantidad de presupuesto que se destina a políticas educativas que tengan en cuenta la inteligencia emocional y las competencias emocionales de las empresas.

Y para terminar, ¿Le gustaría añadir algo más?

Me gustaría hacer partícipes a los lectores de una reflexión: La Inteligencia emocional es calve a la hora de tomar decisiones acertadas y cuando hablamos de prevención, la toma de decisiones es muy relevante. Hablar de prevención es poner por delante el desarrollo de habilidades clave y, desde mi punto de vista, las competencias emocionales pueden convertirse en un precursor de la salud laboral de personas y empresas. Todos queremos ser felices, pero todos tenemos la obligación de estar sanos.

 

Previous Juan Manuel Gámez: "El premio es un reconocimiento a los trabajadores del centro"
Next Health 2.0 Basque consigue asistencia récord en su Capítulo Inaugural

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *