Las diez tendencias que marcarán el mercado laboral del 2023

RHSaludable
diciembre 27, 2022

Estamos acabando el 2022, que ha tenido como protagonista la inflación, y en el que ya se vislumbra cuál puede ser el escenario del próximo año, en el que la escasez de profesionales, la retención del talento, la apuesta por un modelo de bienestar organizacional, la diversidad y la inclusión, serán algunas de las claves, siendo el principal problema de los trabajadores el incremento de los precios y el poder alcanzar una mejora de sus condiciones laborales, prestando especial atención a la flexibilidad y compatibilidad entre su vida profesional y personal.

  • Encontrar y retener el talento. Según un informe elaborado por la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) y Randstad se desprende que el déficit de talento será el principal problema al que se enfrentarán el 53% de las empresas en 2023. El poder mantener a los trabajadores dependerá de factores como: el buen clima laboral (es fundamental para el 83% de los trabajadores), la flexibilidad (teletrabajo/conciliación), oportunidades de crecimiento laboral, incremento salarial y reconocimiento y visibilidad por parte de cargos superiores.
  • El envejecimiento de la población es un reto económico y el más importante a medio plazo y tendrá su efecto en el consumo, la inversión, el empleo, la productividad, los salarios y precios, de ahí la importancia de generar sistemas de trabajo adaptados a este fenómeno social.
  • Trabajo en remoto. La pandemia ha provocado cambios estructurales en las plantillas, y la adaptación de nuevas formas de trabajar, que continuarán en este 2023, siendo el teletrabajo un modelo especialmente atractivo principalmente en materia de conciliación. Las empresas que no tengan esta opción deberán encaminar sus políticas a favorecer horarios más flexibles para poder retener a una plantilla que busca mejores condiciones a nivel profesional y personal.
  • Beneficios más allá del salario. Cada vez más, los profesionales buscan que la empresa les aporte no sólo un sueldo sino otros beneficios, incentivos personalizados, como apoyo a la formación y especialización, aumentando la oportunidad de proyección de su carrera profesional, ayudas en materia de conciliación (guarderías), seguro médico, jornada laboral de cuatro días por semana, etc. El salario en “especie” se ha convertido en un aspecto altamente valorado por los empleados y una necesidad para poder retener a los trabajadores.  
  • Aportación de felicidad y bienestar. La cultura de la empresa debe poner el foco en las personas, en fomentar su bienestar y felicidad. Los profesionales pasan muchas horas en el entorno laboral, por lo que apostar por una estrategia basada en un programa de actuación, en el que ponga por delante la salud física y emocional repercutirá no sólo en un aumento de productividad sino también en una reducción del absentismo. 
  • Camino hacia la diversidad y la inclusión. La diversidad presente en la sociedad debe reflejarse en el interior de las empresas y ese será el reto del futuro. Para ello se debe incidir en la formación de líderes inclusivos, que sean capaces de aunar a todo tipo de perfiles y extraer toda su riqueza profesional, siendo un pilar básico para reforzar la responsabilidad social corporativa.
  • Digitalización. Automatización, incorporación de sistemas en red, compartir datos, software en la nube, serán decisivos para la eficiencia y la productividad de las empresas, permitiendo además mayor adaptación en el caso de modelos de trabajo en remoto.
  • Liderazgo horizontal. Los nuevos líderes deberán encaminar sus políticas por extraer el potencial de sus trabajadores, cultivando una cultura basada en la participación, en la empatía, en la proactividad, en la generación de ideas, sin imposiciones, generando un modelo más democrático que cuente con la implicación de trabajadores y directivos.
  • Cultura de datos. En recursos humanos es cada vez más importante realizar una evaluación de desempeño más completa, con equipos multidisciplinares, que incluyan psicólogos y analistas de datos. La medición de los resultados ha venido para quedarse, y también la planificación a través de la inteligencia artificial para lograr previsiones de futuro más certeras, en línea con los intereses de la empresa.
  • Capacidad de respuesta. Tener unas plantillas de profesionales preparadas ante cualquier eventualidad ha sido fundamental en escenarios como la pandemia, crisis energética, guerra de Ucrania, inflación, problemas de suministros, y ante una posible recesión en 2023. Por ello, impera que los empleados se adapten ante cualquier circunstancia, y que se promueva la implicación del trabajador en casos de aumento de productividad, incorporación de novedades y sistemas de trabajo apostando por una mayor resiliencia.
RHSaludable

RHSaludable

La revista de las organizaciones saludables
Master en dirección estratégica y bienestar organizacional

artículos relacionados

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.