El viaje del cortisol por nuestro organismo: cómo gestionar el estrés y la ansiedad

Miqui Amador
abril 05, 2022

Os voy a hablar de una hormona que aparece cuando nos sentimos amenazados, el cortisol. Y es que las glándulas suprarrenales son las que generan la adrenalina y el cortisol. Se activa desde el hipotálamo cuando nos vemos ante una amenaza real y es el cerebro el encargado de resolver esta peligrosa situación e incluso de archivarla, de tal manera, que ante una circunstancia similar próxima sepamos cómo reaccionar. Es lo que yo llamo “ingeniería de alta competición”.

Es curioso, pero esta alarma se enciende en menos de un segundo, dura horas en sangre y pone en alerta a todos los sentidos. La naturaleza también hace que la musculatura se active y proyecte una actitud, de huida o ataque, pasando la sangre de los intestinos a las extremidades. También provoca en nuestro organismo un aumento del ritmo cardíaco y afecta al sistema nervioso, que tiene dos alternativas: alerta y relajación (simpático y parasimpático).

Para que se alerte nuestro cuerpo necesita el cortisol, que es como la gasolina. Y es el exceso de este cortisol el que provoca miedo, temor, amenaza, ansiedad, desactivando nuestro sistema inmunológico, que puede repercutir en enfermedad.

Ese bloqueo en el cuerpo, por culpa del permanente estado de alerta, y del constante estrés o ansiedad, es un desgaste a todos los niveles, siendo incluso una causa de muerte dado que activa lo nocivo de nuestro cuerpo. El cortisol nos envejece antes y permanece si tenemos estrés crónico. Es entonces cuando el sistema nervioso simpático produce irritabilidad, ansiedad permanente, alerta en un largo periodo de tiempo, y provoca bloqueos en el hipocampo y la memoria. Una de las graves consecuencias es el efecto de inflamación en los intestinos y en otros órganos, haciendo que se desactive el sistema inmunológico.

Pero entonces ¿el cortisol puede resultar un arma para alertarnos en la defensa o puede que sea una causa perjudicial para nuestro cuerpo? En nuestro organismo aparece el cortisol por cómo entendemos una situación, y la respuesta que damos ante ello. Es decir, estamos ante un acontecimiento y también ante un estado emocional, que da lugar a una emoción, que a su vez genera unos pensamientos, palabras y reacciones que retroalimentan ese estado anímico creando un bucle continuo.

Por consiguiente, pensar activa y altera el organismo, por lo que hay que tomar conciencia de nuestros pensamientos en una mente que va cambiando a lo largo del día según se desarrollen los acontecimientos y según sean nuestras propias reflexiones. Pensar en negativo ya es motivo suficiente para activar el sistema de defensa y con un pensamiento podemos, a su vez, ser capaces de activar el sistema de calma (oxitocina). Entonces, ¿cuál es la solución? La respuesta es obvia: gestionar la acumulación del cortisol, amortiguando el efecto con deporte, meditación, alimentación saludable, flora bacteriana y microbiota.

artículos relacionados

Teresa Viejo: La mejor vacuna contra el miedo es la curiosidad

Teresa Viejo: La mejor vacuna contra el miedo es la curiosidad

“Hay una vacuna poderosa que sirve al ser humano para hacer frente al miedo y que se llama curiosidad”, así comenzaba su intervención Teresa Viejo en la presentación de su libro La niña que todo lo quería saber, que se celebró en la Universidad Europea de Valencia y...

Hacer feliz a tus empleados tiene premio

Hacer feliz a tus empleados tiene premio

Bajo el título “El secreto del éxito de una empresa saludable” se ha celebrado este webinar con la participación de dos casos reconocidos por la Red Europea de la Salud como Port Barcelona y Seguros Santalucía. Carmen Soler, Directora del Máster Dirección Estratégica...

0 comentarios

Trackbacks/Pingbacks

  1. El viaje del cortisol por nuestro organismo: cómo gestionar el estrés y la ansiedad – Prevención de Riesgos Laborales - […] artículoEl viaje del cortisol por nuestro organismo: cómo gestionar el estrés y la ansiedad fue publicado en […]

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.