La tecnología juega actualmente un papel fundamental en nuestras vidas, es un hito en constante evolución. La usamos en cada contexto de nuestro día a día; y ha pasado de ser un lujo a convertirse en una necesidad.

Verdaderamente, las nuevas tecnologías simplifican y hacen las tareas más fáciles, eso es una realidad indiscutible. También mejoran nuestra calidad de vida: algunos ejemplos son los ‘e-books’ o auriculares que traducen en tiempo real, así como ojos biónicos que permiten recuperar la vista o mejorarla, prótesis u operaciones con brazos mecánicos, y otros tantos usos medicinales. También hoy día disponemos de millones de aplicaciones en nuestros teléfonos que usamos continuamente. Desde lo más banal hasta lo más complejo.

En la actualidad existen innumerables avances tecnológicos que están permitiendo un mejor desarrollo de nuestras vidas. La tecnología hoy en día es beneficiosa y necesaria para la vida diaria de las personas, gracias a toda esta tecnología el ser humano tiene una vida llena de comodidad. Hemos tenido tanto desarrollo tecnológico que tiempo atrás hubiera sido inimaginable, sin embargo es una realidad, el ser humano es capaz de desarrollar tecnología muy avanzada que ha sido de vital importancia y de gran ayuda para la vida humana.

Y es evidente que toda esta tecnología está cambiando nuestra vida y que impregna además todos y cada uno de los aspectos que la integran. Además, constantemente hemos de adquirir nuevos conocimientos y habilidades para seguir el ritmo impuesto por el desarrollo tecnológico. Incluso los procesos más simples de la rutina diaria, como ir de compras, cocinar, lavar, etcétera, se ven alterados como consecuencia de dicho desarrollo.

Y mientras vamos adaptando nuestras vidas a esta vorágine de cambios tecnológicos que parece que no tienen fin, estamos dejando de lado y nos olvidamos de una máquina mucho más importante: nuestra propia persona. Nosotros mismos; con nuestro cuerpo, mente y alma.

Merece la pena pararnos y reflexionar:

¿Hasta qué punto el avance y la evolución de la tecnología tan vertiginoso que estamos viviendo actualmente, está afectando a la esencia de la vida humana?

¿Y no es la tecnología en muchas ocasiones un arma de doble filo?

¿Y no es verdad que la tecnología nos separa de los que tenemos más cerca y nos mal cría?.

No nos damos cuenta de que la falta de una fuerte moral y algunos principios orientados hacia el bien común, pueden ser destructivos y además podemos perder el curso de las relaciones sociales, que nos provoque un aislamiento social y perdernos muchos momentos de nuestra vida que ya no regresarán.

La sociedad en general se ha vuelto dependiente de la tecnología y hemos caído en el conformismo, al pensar que la tecnología nos resolverá todos los problemas cuando esta solo es un medio del cual nos podemos apoyar.

¿Por qué no hacemos un esfuerzo entonces para conseguir lo que realmente necesitamos?

¿Por qué tanto desarrollo tecnológico no es capaz de solucionar los problemas más elementales que actualmente pegan tan fuerte a la humanidad?

No somos conscientes de que el mundo va hacia atrás en aspectos vitales y fundamentales.  El hambre, las guerras, la explotación, la miseria, la desigualdad, la violencia, la agresividad, las enfermedades que están sufriendo la mayoría de los seres humanos en todo el mundo es una prueba de que no avanzamos en otros aspectos.

¿De qué sirve entonces todo el progreso tecnológico si cada vez hay más gente sufriendo? 

Todos sabemos que hay recursos suficientes para resolver el 90 % de las causas de sufrimiento en el mundo, pero sin embargo no lo hacemos.

Además de todo esto, tenemos que considerar el descuido ecológico y maltrato que estamos causando a nuestro planeta, podemos concluir que la evolución brilla por su ausencia.

Pero hay muchas personas en el mundo que están siendo conscientes de todo esto, y ya están trabajando para romper esa tendencia materialista, suicida y destructiva.

Es importante conectar con la esencia de nosotros mismos y  buscar cómo hacer que la humanidad avance hacia estilos de vida que están en armonía con la propia naturaleza.

Tenemos que saborear nuestra vida minuto a minuto y recuperar la conciencia, así como nuestra naturaleza como seres humanos.

Dejemos de ir por nuestras vidas con el piloto automático. De que sirve tener a nuestro alrededor tantos medios, sino nos hacen desarrollarnos y crecer como personas, además de disfrutar de los pequeños y cotidianos detalles de nuestro día a día.

Pongamos atención en nuestro desarrollo como seres humanos y cultivemos las potencialidades de nuestra mente.

Y es que, si tomamos conciencia y comenzamos a observar, a convertirnos en testigos de nuestras acciones y pensamientos podemos trascender a una nueva dimensión existencial y ser verdaderamente libres.