El acoso moral causa penas de cárcel a ex directivos de France Télecom


Se conoce la sentencia por las actuaciones que llevaron al suicidio a 19 empleados

Recientemente hemos conocido la sentencia del Tribunal Correccional de París, que ha fallado con penas de cárcel e importantes indemnizaciones económicas a tres ex directivos de France Télécom (ahora Orange) por “acoso moral”  a sus empleados. Los hechos ocurrieron entre 2007 y 2008, un período en el que la compañía estaba en plena restructuración y en el que tuvieron lugar fuertes presiones psicológicas, que llevó a muchos de sus trabajadores a la depresión e incluso al suicidio. 

En una sentencia de más de 343 páginas se resuelve que, en el marco de la transformación digital de la empresa, se previó la desvinculación de 22.000 trabajadores sobre una plantilla de 120.000, mediante despidos y bajas voluntarias, y otros 10.000 tenían que ser trasladados a otras áreas o aceptar modificaciones drásticas en sus funciones. 

Según reza el dictamen, el tener que disminuir la plantilla resultó ser uno de los principales objetivos de la política de recursos humanos, lo que derivó en un clima laboral asfixiante. Tras la pertinente denuncia, los directivos han sido condenados, siendo la multa para la empresa de 75.000 euros, la máxima prevista en la legislación. 

Asimismo, lo particular de la sentencia no es sólo que se le haya dado la razón a la acusación sino que se introduce en la jurisprudencia el concepto de “acoso moral institucional sistémico”, o lo que es lo mismo, la estrategia llevada a cabo para desequilibrar a los empleados y motivar así un entorno tóxico con el objetivo de provocar efectos negativos en las condiciones de trabajo. En el proceso judicial se examinaron casi 4.000 documentos, interrogado y analizado 39 casos, 19 suicidios, 12 tentativas y 8 casos de depresión. 

Carmen Soler Pagán, experta en organizaciones saludables afirma que la gestión de las personas en las empresas es una de las principales prioridades que debe tener en cuenta una compañía, y que la violencia y el acoso laboral y moral en el lugar de trabajo son una amenaza significativa para la salud y seguridad de los trabajadores, así como para la competitividad, imagen y reputación de las empresas, siendo por tanto necesario diseñar e implantar modelos que ayuden a garantizar las buenas prácticas y a fomentar el buen clima y entorno laboral. 

Previous Investigadores de Harvard ayudan a explicar el vínculo entre las emociones y el uso de sustancias adictivas.
Next Los 15 empleos emergentes de la nueva era digital

Sin Comentarios

Deja una respuesta.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.