Hablamos sobre la implantación de la semana de cuatro días laborables en España, ¿Es posible?

Dos empresas en nuestro país se han lanzado a implantar una semana de cuatro días laborables: Software Delsol (Jaén) y Zataca Systems (Elche). La primera de ellas puso en marcha la medida el 1 de enero de 2020, fecha en la que empezó a incorporar un día más de descanso a sus trabajadores, concretamente el viernes.

Cabe destacar que, aunque los 181 empleados se han sumado a la iniciativa, aquellos cuyas funciones son requeridas todos los días, excepto sábados y domingos, desempeñan su tarea en bloques de cuatro días continuados, rotando de lunes a viernes, obteniendo así un día de descanso más a la semana. En definitiva, si antes trabajaban 40 horas, ahora realizan 36 en horario de invierno y 28 en verano, habiendo incrementado este año el sueldo a la plantilla en un 3%.

La compañía ya tenía en mente la rebaja de los días laborales y mudó su centro de trabajo de Jaén al polígono industrial de Geolit, el Parque Científico y Tecnológico de Mengíbar, ubicación en la que dispuso de zonas de descanso, gimnasio, pádel, jardines para dotar de mayor bienestar a sus empleados

Pero, analicemos empresarialmente esta actuación, ¿se ve la productividad afectada? Obviamente librar un día a la semana ha supuesto para la empresa tener que dotar de 25 incorporaciones nuevas, para garantizar la calidad de servicio al cliente los cinco días a la semana, además de adaptar su convenio colectivo. 

Por su parte, la consultora ilicitana Zataca Systems ha seguido este año los mismos pasos que la empresa de Jaén, si bien además ha incluido otras medidas de conciliación como el impulso del teletrabajo y el horario libre de entrada, una actuación que habían iniciado el pasado año. La compañía en este arranque de cuatro días laborables se ha organizado adaptándose a los empleados, por lo que ha instado a que sean los propios trabajadores los que elijan su propia jornada laboral. 

Estas empresas españolas, que han iniciado esta práctica de acortar la semana laboral siguen la estela mundial que ya impulsó Microsoft Japón, que arriesgó y probó suerte en sus oficinas reduciendo la jornada de 2.300 empleados en los meses de verano, sin que esto implicara, por supuesto, ni una reducción de su salario ni un descuento de sus días libres correspondientes. Los resultados fueron positivos: un aumento de productividad de sus equipos del 39,9%. La respuesta que dieron a ello fue que los trabajadores se esforzaban y concentraban más en sus tareas, al saber que tenían un día menos para alcanzar sus objetivos

La Comunidad Valenciana también ha puesto el foco es esta iniciativa y desde el Servicio Valenciano de Ocupación (LABORA) se ha realizado un informe que contiene las actuaciones en materia de trabajo para la Comunitat Valenciana, siendo una de las medidas a adoptar la reducción de la jornada laboral de 32 horas semanales (cuatro días de trabajo únicamente). 

Se trata de la primera comunidad autónoma a nivel nacional en introducir esta acción, siendo el sector público el primer escenario de aplicación de esta política. No obstante, para el sector privado se han contemplado ayudas directas para las empresas, a modo de reducción de impuestos aplicables o subvenciones para contratar a personal adicional. 

Además, el gobierno valenciano también ha previsto llevar a cabo unos premios para aquellas compañías que logren implantar una jornada de 32 horas sin reducir salarios. La convocatoria de las subvenciones estará disponible a finales de este año 2020 y en 2021 ya se podrá arrancar con esta línea. 

También el pasado año la primera ministra de Finlandia fue quien puso sobre la mesa esta cuestión, si bien finalmente desde el gobierno se afirmó que no formaba parte de su agenda y que la medida estaba descartada, al no ser una iniciativa de carácter institucional. Pero, ¿cómo podemos encajar esta actuación en un marco laboral como el de España? ¿Es equiparable nuestro país a Finlandia o Japón? 

En un país de pequeñas y medianas empresas como España, ¿puede implantarse de manera global a todos los trabajadores? ¿Se debería de ahondar más en la flexibilidad o en el teletrabajo, antes que reducir los días laborables?. Y, por otro lado, ¿cómo afectaría por ejemplo las últimas medidas de registro horario obligatorio para los trabajadores y el presentismo esencial que exigen negocios vinculados al sector servicios como bares, comercios, etc? 

Carmen Soler, experta en organizaciones saludables afirma que “cualquier acción o plan que mejore las prácticas de conciliación son positivas, ahora bien, todo ello requiere un cambio en el modelo social y laboral, donde la confianza se sitúe como valor esencial y se potencie el trabajo por objetivos y no por presentismo” 

Soler ha apuntado que “una medida de este calado debe estar implementada con un grado de madurez en prácticas saludables y cuando existe un sistema de gestión y estrategia, de lo contrario nos podemos encontrar con casos mediáticos con mucho barniz y poca raíz”. 

Previous La III Gala Solidaria de Personas que Brillan, proyecto liderado por SPB, recauda 10.000€ para entidades solidarias
Next 99,5 años: El tiempo necesario para erradicar la brecha de género mundial

1 Comment

  1. […] artículoCuatro días laborables en España: ¿realidad o utopía? fue publicado en […]

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.