Día mundial sin tabaco, una oportunidad para la empresas de implicarse con sus trabajadores


El 31 de mayo, como cada año, se celebra elDía Mundial sin tabaco.

Esta vez, desde la Organización Mundial de la Salud (OMS) han querido centrarse en las repercusiones del consumo de tabaco en la salud cardiovascular de las personas en todo el mundo.

La campaña que impulsa la OMS en este 2018 es “Tabaco y cardiopatías”, la cual busca llamar la atención sobre la relación entre el tabaco, las cardiopatías y otras enfermedades cardiovasculares, entre ellas el accidente cerebrovascular. Estas son las principales causas de muerte en el mundo. Además, plantea posibles medidas y acciones tanto los gobiernos como el público en general,pueden adoptar para reducir los riesgos para la salud causados por el consumo de tabaco.

Las metas que quiere conseguir la OMS este año son:

  • Poner de relieve la relación entre el consumo de productos de tabaco y las enfermedades cardiovasculares.
  • Aumentar la concienciaciónde la población sobre las consecuencias tanto del consumo de tabaco como de la exposición al humo de tabaco ajeno.
  • Proporcionar al público en general, los gobiernos y otros destinatarios la posibilidad de comprometerse a promover la salud cardiacaprotegiendo a las personas del consumo de productos de tabaco.
  • Animar a los países a reforzar la aplicación de las medidas MPOWER de lucha contra el tabaco que figuran en el CMCT de la OMS, cuya eficacia está demostrada.

Pero no solo los gobiernos, las empresas y organizaciones también tienen un compromiso con esta iniciativa.

Según Carlos Rodés,CoFounder & CEO de WeFittertiene claro que las organizaciones pueden ayudar a sus empleados a dejar de fumar. Él plantea tres estrategias de acción.

La primera es recordar a los empleados las ventajas y beneficios de dejar de fumar.Hay varias formas de hacerlo según Rodés:

  • Lleva a cabo una reunión periódicapara analizar lo perjudicial que es para la salud y los costes que supone el fumar.
  • Coloca carteles en los centros de trabajo conconsejos básicos para dejar de fumar.
  • Incluye artículos en los boletines semanales.
  • Realiza un test que ofrece una visión personalizada del tipo de tabaquismo.

“Los empleados saben que fumar es malo, pero nunca está de más recordárselo” afirma.

La segunda estrategia consiste en ofrecer un programa para dejar de fumar.

Estos programas generalmente incluyen cursos para enseñar a los empleados a cómo dejar de fumar, a tener acceso a consejeros capacitados y a recibir terapia conductual para ayudar a dejar el hábito.

Coordina el programa con tu plan de bienestar laboral. Con estos programas, los empleados tienen más posibilidades de dejar de fumar que si lo intentan por sí mismos.

Además, es sabido que existen una sensación de injusticia entre las personas no fumadoras con respecto a las pausas que hacen las fumadoras, “¿por qué no recompensarles?” se pregunta Carlos Rodés. Las personas responden positivamente a los incentivosy esto les da a los fumadores un impulso adicional para dejar de fumar.

Desde los servicios de prevención existe también la posibilidad de actuar sobre el abandono de consumo de tabaco tanto desde la Vigilancia de la Salud individual como desde la colectiva.

La Dra. Filo Gracia Médica del Trabajo en OTP, Oficina técnica de prevención, explica que esto es posible a través de los reconocimientos médicos laborales tanto iniciales como periódicosque se realizan a los trabajadores como parte de la vigilancia de la salud individual. “Podemos intervenir en la deshabituación tabáquica de forma más personalizada, pues es en los reconocimientos laborales cuando el médico del trabajo puede disponer de un tiempo para explicar al trabajador de los riesgos del tabaco y los beneficios que se obtienen al dejar de fumar, e incluso ayudar si existe sintomatología en los primeros días al dejar de fumar”, afirma.

“Además como parte de la Vigilancia de la Salud Colectiva, se pueden implementar programas de Promoción de la Salud en las empresas que incluyan talleres para dejar de fumar en pequeños grupos de trabajadores”. La Dra. Filo comenta que con estos programas “se consigue que existan relaciones positivas entre los trabajadores pues comparten intereses y propósitos comunes en relación a la mejoría de su salud”.

Dejar de fumar es extremadamente difícil, pero quien la sigue, la consigue. Por ello, desde rhsaludable apoyamos esta iniciativa un año más.

Previous Las palabras positivas modifican el cerebro con Future For work Institute
Next Economía duplica el presupuesto para prevenir los riesgos psicosociales en el trabajo

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *