SPB inicia un modelo personalizado para gestionar la prevención


Un equipo de empleados de SPB ejercen de tutores en prevención de otros compañeros.

La empresa de productos de limpieza SPB, interproveedora de Mercadona, ha puesto en marcha un modelo de prevención personalizado que detecta a los empleados que sufren un mayor número de percances y analiza las causas. Posteriormente, se les asignan otros compañeros de la empresa que ejercen como tutores para trabajar en un plan de mejora.

Un equipo de empleados de SPB ejercen de tutores en prevención de otros compañeros.
Un equipo de empleados de SPB ejercen de tutores en prevención de otros compañeros.

El departamento de Prevención de Riesgos Laborales de SPB ha puesto en marcha un proyecto denominado “Modelo Preventivo”, que tiene como objetivo detectar al personal que, por diferentes motivos, sufre mayor nivel de percances que la mayoría. Una vez se detecta, el protocolo localiza el origen de dichos incidentes, y analiza las causas que los provocan. Posteriormente se desarrolla un plan de actuación personalizado para el empleado, que le permite detectar las situaciones que le pueden llevar a sufrir algún accidente leve.

Se trata, tal y como confirma Gemma Huercio, miembro del departamento de Prevención de Riesgos Laborales de SPB y encargada de este proyecto, de “entrenar en cada empleado su competencia en seguridad. Se trata de mostrar mejores maneras de actuar que permitan al trabajador detectar por qué sufre este tipo de incidentes. En ocasiones puede ser por el ímpetu a la hora de realizar una acción, otras por despiste, etc…”.

Para ayudar a este empleado a detectar sus puntos débiles en materia de su propia seguridad, SPB ha designado un equipo de tutores, empleados que se responsabilizan de la evolución positiva de su compañero y que le acompañan en su proceso de mejora.

Para Gemma Huercio, esta dinámica de compartir con un compañero el aprendizaje entronca con la filosofía de SPB de mejora continua, trabajo en equipo y esfuerzo constante.

El proceso de este modelo comienza con un análisis de su trayectoria, la búsqueda de los incidentes que ha sufrido y una formación específica y personalizada, acompañado de su tutor. Con estas actuaciones, el propio empleado detecta dónde se encuentran sus puntos débiles, por qué sufre esos percances y de ahí se elabora un guión que debe mantener consigo durante todo su proceso de cambio.

Gemma Huercio explica que al principio “el empleado debe acudir a ese guión antes de cualquier actuación para conocer los pasos que debe seguir ante una acción o trabajo que deba acometer. Debe mantener esta tarjeta hasta que ese protocolo de actuación se ha quedado fijado en su comportamiento”.

El programa concluye cuando el empleado reduce sus incidentes y esto permite pasar un cuestionario que valora su avance.

Modelo para sus compañeros

La segunda fase de este programa viene cuando el empleado que ha mejorado su nivel de incidentes pasa a convertirse en un modelo preventivo para el resto de compañeros. Para Huercio “este paso implica que el compañero de SPB que en un principio tenía niveles de incidentes laborales elevados, no solo ha mejorado, sino que se convierte en un ejemplo para el resto del equipo y un tutor para posibles casos similares. Hemos conseguido que se desarrolle una nueva competencia y por tanto se produzca un desarrollo profesional”.

Actualmente hay siete personas en SPB entrenadas en el Modelo Preventivo que actúan como tutores de sus compañeros.

Para Miguel Burdeos, director general de SPB, “este proyecto, como el resto que SPB pone en marcha en materia de prevención de riesgos laborales, nos permite consolidar un equipo de profesionales comprometidos con la compañía y responsables en su entorno laboral de su trabajo y del de sus compañeros”

Previous Eva Collado, especialista en Recursos Humanos 2.0
Next Buqueras: "Tenemos muy arraigada la cultura tercermundista del presentismo"

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *