Mindfulness: «La gente es menos feliz cuando su mente divaga, y lo es más cuando conecta con el presente»


Foto: Àlex Pérez

El mindfulness es una técnica eficaz contra la depresión, la ansiedad o el estrés, y mejora la satisfacción con la vida, según el profesor de la Universitat Jaume I de Castellón Ausiàs Cebolla, que ha explicado que «la gente es menos feliz cuando su mente divaga, y lo es más cuando conecta con el presente» en un curso de verano de esta institución universitaria.

Foto: Àlex Pérez
Foto: Àlex Pérez

El profesor Ausiàs Cebolla, del departamento de Psicología Básica, Clínica y Psicobiología de la Universitat Jaume I, ha explicado a los asistentes del curso de verano «Mindfulness y bienestar: introducción a los tratamientos psicológicos basados en mindfulness» en qué consiste el mindfulness y sus beneficios para la mejora de la calidad de vida.

Cebolla ha puesto de relieve que las personas divagan la mayor parte del tiempo y viven en el pasado o en el futuro pero dedican muy poco al presente. «La gente es menos feliz cuando su mente divaga. Es más feliz cuando conecta con el presente», ha señalado. Según ha explicado, el ser humano tiene un piloto automático que tiene tendencia a generar pensamientos que se producen sin esfuerzo ni reflexión, que no permiten a la persona que los produce tomar una distancia crítica y que el sujeto cree que captan la realidad.

Frente a este piloto automático, Cebolla ha explicado que el mindfulness propone prestar atención, de forma intencional, a la experiencia tal y como es en el momento presente, sin juzgar y sin evaluar. Concretamente, se basa en dos componentes: la auto-regulación de la atención para percibir la experiencia inmediata y tener un mayor reconocimiento de los acontecimientos corporales, sensoriales y mentales en el momento presente y la orientación abierta hacia la experiencia a través de la curiosidad, la aceptación y la amabilidad.

Al respecto, Cebolla ha presentado algunos estudios que muestran la eficacia del mindfulness contra la depresión, la ansiedad o la reducción del estrés. No obstante, ha señalado que también es beneficioso para las personas que no padecen ninguna patología puesto que mejora la satisfacción con la vida, las relaciones personales y aumenta la empatía y el afecto positivo.

Por otra parte, el profesor ha señalado que «el mindfulness es un rasgo que está presente en todas las personas aunque puede darse en mayor o menor medida puesto que está relacionado con rasgos de personalidad, la regulación de la emoción y el control de la atención». No obstante, ha indicado que «se puede entrenar y aumentar». En este sentido, ha explicado que el mindfulness es un estado que se alcanza con la práctica en el que se toma conciencia de cómo los pensamientos y emociones pasan sin que la persona llegue a identificarse con ellos y en el que se tiene conciencia de las sensaciones del cuerpo.

«La práctica formal se realiza a través de la herramienta de la meditación, focalizando la atención en la respiración, pero no todos los tipos de meditación están basados en mindfulness ni son terapéuticos. Mindfulness no es igual a meditar», ha apuntado Cebolla. Asimismo, ha añadido que el objetivo es que llegue a ser una práctica informal que se realice en la vida cotidiana.

Finalmente, también ha desmontado algunos de los mitos en torno al mindfulness como que es la panacea y todo lo cura, que hay que poner la mente en blanco, que es sectario o que sólo lo pueden practicar personas tranquilas, entre muchos otros.

Previous Manual práctico sobre Liderazgo Positivo: Qué hacen los nuevos líderes IV (Dan sentido al trabajo)
Next Manpower: "El 60% de la productividad de una compañía está vinculada al talento"

2 Comments

  1. Paulina
    8 Julio, 2014
    Responder

    Mindfulness sería una interesante herramienta para incorporar en organizaciones, en donde el estar presente con el cuerpo y mente conectado, fomentaría la concentración, la creatividad y la interacción grupal determinante para el trabajo en equipo.
    Esta técnica evita el piloto automático, talvez hemos utilizado este mecanismo de defensa producto de la conotación culturalmente negativa que le otorgamos al trabajo, por lo tanto es una excelente oportunidad de integrar la meditación como un ejercicio que nos haga estar más felices y reconciliados con el mundo laboral y que permita tener a personas más exitosas en organizaicones exitosas.

  2. Lourdes
    6 Diciembre, 2014
    Responder

    Gracias por este post, lo acabo de leer y estoy de acuerdo con casi todo lo que expuso el prof. Cebolla. Soy una gran abogada de que la autorreflexión, la meditación y el mindfulness serían de gran beneficio en las empresas, ayudaría a tener empleados más creativos, centrados, felices y comprensivos, además de rendir más.

    No obstante estoy en desacuerdo con parte de su afirmación “pero no todos los tipos de meditación están basados en mindfulness ni son terapéuticos”. Cierto que no todos los tipos de meditación están basados en mindfulness. Me encanta el mindfulness, pero hay que ir un poco atrás en los tiempos para ver que mindfulness se basa en la meditación, ha sido una forma moderna de dar un nombre en inglés a algo que muchos sabios han estado practicando durante miles de años, que es la consciencia plena y la meditación. La meditación en general, CUALQUIER TÉCNICA MEDITATIVA SÍ que es TERAPÉUTICA puesto que uno de sus pasos (para muchos un fin) es ‘aquietar las fluctuaciones de la mente’. Por lo tanto, sea mindfulness o no, o sea cualquier otro tipo de meditación, ésta siempre es terapéutica. Gracias y enhorabuena por incluir estos conceptos como parte de la cultura del bienestar de la empresa

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *