La contratación a personas en riesgo de exclusión se incrementa un 27% en el primer semestre de 2015


El comportamiento del mercado laboral en lo que llevamos de año invita a un moderado optimismo en cuanto a la recuperación de nuestra economía: el paro ha descendido en más de 2 puntos porcentuales con respecto al mismo periodo de 2014 – situándose en el 23,7%- y el volumen de ocupados se ha incrementado en más de medio millón de personas, alcanzando los 17.454.800 trabajadores, según los datos del INE.

En este contexto, la Fundación Adecco ha analizado si esta recuperación está llegando también a las personas que lo tienen más difícil: con discapacidad, mayores de 45 años parados de larga duración, mujeres con responsabilidades familiares no compartidas y/o víctimas de la violencia de género y otras personas en riesgo de exclusión debido a su difícil situación económica –muchos han perdido su vivienda o tienen graves dificultades para pagar su hipoteca-.

En efecto, la respuesta es afirmativa: si en el primer semestre de 2014 la Fundación Adecco consiguió 2.498 empleos a personas en riesgo de exclusión, este año la cifra se ha incrementado en un 27%, alcanzando los 3.166.

Según Francisco Mesonero, director general de la Fundación Adecco: “esta tendencia refleja que las personas en riesgo de exclusión se están integrando en el proceso de recuperación económica, lo cual es un indicador positivo que demuestra que la diversidad va calando cada vez más en las empresas. No obstante, la onda expansiva de la crisis sigue muy presente en la sociedad, afectando de forma especialmente intensa a las personas que, ya antes de la recesión, encontraban obstáculos adicionales para encontrar empleo y que fueron los primeros en perderlo (con discapacidad, mayores de 45 años, etc). Por ello, sin desestimar la buena marcha de la economía, hay que seguir trabajando con énfasis para que las personas que lo tienen más difícil no sólo tengan empleo en tiempos de bonanza económica, sino que puedan acceder al mismo y conservarlo en coyunturas más desfavorables, sin que un certificado de discapacidad o una edad avanzada pese más que sus competencias”.

Como se aprecia en la siguiente gráfica, el número de contratos a personas en riesgo de exclusión ha seguido una tendencia alcista en los últimos 3 años, atendiendo a la actividad de la Fundación Adecco.

El perfil del trabajador que afronta la exclusión a través del empleo

En el primer trimestre de 2015 la Fundación Adecco ha generado 3.166 empleos para personas que vivían situaciones críticas y que, a priori, parecían tenerlo muy difícil para acceder al mercado laboral. Su perfil ha sido el de una mujer (60%) mayor de 45 años (35%), con certificado de discapacidad y estudios elementales (37%). Muchos de ellos en situación económica crítica.

Así pues, el perfil mayoritario de las contrataciones que ha intermediado la Fundación Adecco responde al de un profesional que reúne una serie de condiciones, a menudo discriminatorias en nuestro mercado laboral.

  • Género: el hecho de ser mujer puede mermar las oportunidades profesionales en sectores que temen por las bajas de maternidad o la conciliación.
  • Edad: los mayores de 45 años se enfrentan a prejuicios relacionados con sus condiciones laborales o la desactualización de sus competencias.
  • Discapacidad: un sector de la población históricamente discriminado debido a “tics” sociales y culturales que les asocian con menor productividad o absentismo.
  • Estudios elementales: en nuestro mercado laboral se cumple el precepto de “a menor formación, más paro”.
  • Situación económica crítica: Un 26,6% de las personas que han encontrado empleo a través de la Fundación Adecco se enfrenta a graves dificultades económicas. Muchos de ellos han perdido su vivienda o están en riesgo de hacerlo, al no poder afrontar el pago de su hipoteca.

Según Mesonero: “es una doble satisfacción haber podido proporcionar empleo a personas que lo tenían especialmente difícil para competir en nuestro mercado o bien tenían urgencia extrema de conseguir empleo, por su difícil situación económica. Desde la Fundación Adecco estamos convencidos de que podrán normalizar o reconducir sus vidas a través del trabajo, sentando un precedente positivo en las empresas, que perderán el miedo a  “lo diferente” y se animarán a seguir integrando la diversidad en sus equipos”.

¿Y en qué sectores han encontrado empleo? Los datos reflejan que la mayoría lo ha hecho en el área de hostelería (27,8%), siendo el perfil más habitual el de camarero y camarero de pisos. Por detrás, un 21% se ha integrado en el sector industrial, donde destaca el puesto de mozo de almacén. En tercer lugar, un 10,4% de las personas en riesgo de exclusión han encontrado trabajo en el sector servicios, en puestos de limpieza, seguidos de un 8% que trabaja en puestos de atención al público (dependiente, cajero, etc). Además, un 6,2% desempeña una ocupación en el área de oficios (fontanero, albañil, electricista…

Tipo de contratación más habitual

El tipo de contrato más habitual que han conseguido las personas en riesgo de exclusión es el temporal por Acumulación de Tareas, con un 58%. El contrato de Obra y Servicio ocupa el segundo lugar, con un 25,2%, seguido del temporal de fomento de empleo para personas con discapacidad (5,6%). Por último, un 5% ha ocupado puestos de sustitución por Incapacidad Temporal y un 4,1% ha logrado un contrato indefinido

 

Previous Premio Fundación Prevent al trabajo por la felicidad laboral
Next Rhsaludable, miembro por segundo año de la II Edición de los premios empresa saludable

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *