Iván Carabaño: “no sólo tenía un refrendo público, sino que podría servir para que otros servicios las pudieran llevar a cabo”


Iván Carabaño Aguado es Licenciado en Medicina por la Universidad Autónoma de Madrid, realizó el MIR en Pediatría (Hospital Universitario Doce de Octubre).  Trabaja como profesor asociado de Pediatría en la Universidad Rey Juan Carlos y Jefe de Servicio de Pediatría en los hospitales General de Villalba y Universitario Rey Juan Carlos.

Recibió el Premio especial 25º aniversario de la Fundación Avedis Donabedian y la Medalla al Mérito literario de la UNESCO como representante de la Unión Europea.

Es miembro de la Asociación Española de Pediatría, de la Asociación Madrileña de Pediatría de Atención Primaria y de la Sociedad Española de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición Pediátricas. Responsable de la sección A la Pediatría desde el Arte (Revista de Pediatría de Atención Primaria). Miembro del Consejo asesor de la Fundación Ana de Paz y colaborador de los portales “familia y salud” y “guíainfantil.com”.

Director de la iniciativa de responsabilidad social corporativa “Mochila de salud” y de siete jornadas y cursos de actualización pediátricos.

 

¿Por qué decidisteis presentaros a este certamen? 

Estábamos en un momento de “bajón emocional” en el servicio, con actividad asistencial creciente, bastante cansancio físico, personas importantes que habían cambiado de centro… Y me dije a mí mismo: “Esto no puede seguir así, necesitamos un estímulo optimista”. Nos propusimos dar un giro a nuestra manera de afrontar las cosas (arrancar cada día el ordenador con un mensaje positivo, hablar más, implicar a todos los colectivos en la toma de decisiones, trabajar orientados colectivamente hacia el paciente), y entonces nos dimos de bruces con la convocatoria del premio. Todo fue por azar, como tantas cosas maravillosas que nos ocurren.

¿Qué destacaríais de esta iniciativa?

Introducir dinámicas optimistas en cualquier colectivo laboral es muy importante. Los optimistas pensamos que todo propósito se puede cumplir, y nuestro deber como médicos es intentar que todos los problemas de salud obtengan una solución. La existencia de esta iniciativa implica que todos seamos conscientes de su importancia.

¿Qué ha supuesto el premio hospital optimista para su centro/equipo/proyecto?

El premio ha conseguido que solidifiquemos nuestra labor. Seguimos pensando, no solo en problemas, sino en problemas y soluciones; en la dimensión grupal por encima de las individualidades; en el respeto mutuo y en el diálogo constante.

¿Recordáis cómo fue escuchar el nombre del hospital como candidatura seleccionada durante la gala?

Nos emocionó mucho. Cuando Cristina Villanueva pronunció el nombre de nuestro servicio, nos pareció una revelación. Toda aquella dinámica de trabajo que llevábamos a cabo, no sólo tenía un refrendo público, sino que podría servir para que otros servicios las pudieran llevar a cabo.

¿Continuáis trabajando para generar un entorno saludable para el paciente y su familia? 

Esa es nuestra seña de identidad, nuestro principal valor como médicos y nuestra meta como personas.

¿Qué prácticas en gestión y personas y su salud utilizan en su centro y con sus equipos?

Trabajamos conjuntamente con el servicio de Atención al Paciente. Silvia Segura y su equipo son “pediatras en la sombra”. Ellas nos ayudan en todo. Además, periódicamente nos imparten cursos sobre “trato y tratamiento”.

¿Qué consejos daríais a los futuros candidatos de la II edición de los Premios Hospital Optimista?

  1. Que un servicio funciona cuando el líder subraya las habilidades de todo el equipo.
  2. Que en todo servicio es tan importante el jefe médico como el personal de limpieza.
  3. Que el respeto por el paciente y la humildad son valores máximos.
  4. Que cultiven la empatía, que informen al paciente y sus familias, que les escuchen hasta la última gota. En Medicina, una oreja a veces vale más que mil palabras.
  5. Que hay que reír y llorar con los pacientes. El acercamiento respetuoso hacia ellos nunca es malo.
  6. Que todos los componentes del servicio jueguen a ponerse “del otro lado”. Sólo así nos daremos cuenta de lo que necesitan los pacientes.
Previous Buenas prácticas en gestión del estrés y de los riesgos psicosociales en el trabajo
Next Miguel Ángel Díaz: "El mejor momento para hacer las cosas es ahora mismo"

1 Comment

  1. […] con vosotros la entrevista publicada en la revista rhsaludable.com a Iván Carabaño, Jefe de Servicio de Pediatría en los hospitales General de Villalba y […]

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *