Entrevista a Carlos Piñeyroa director de Initland


Carlos Piñeyroa es consultor, facilitador y emprendedor social que tras una larga etapa como directivo de recursos humanos en varias empresas ahora desarrolla su actividad como director de Initland (Área de Innovación y Emprendimiento de Grupo Init) favoreciendo el emprendimiento basado en una red de incubadoras, así como la innovación e intraemprendimiento en organizaciones maduras. Hablamos con él como experto en políticas y herramientas que mejoran entornos y relaciones profesionales en el seno de las organizaciones.

¿Cuáles son a su parecer los retos fundamentales hoy día de las organizaciones?

Sin duda el reto principal está en saber adaptarse al cambio que vivimos. Las innovaciones son cada vez mayores, y al mismo tiempo la vida útil de las innovaciones es cada vez menor. Así pues el cambio se convierte en una constante en nuestro mundo empresarial. Entender qué es lo que está pasando y saberse adaptar a ese cambio, es algo fundamental en las empresas de hoy en día.

En este sentido considero como retos fundamentales de las organizaciones a día de hoy: a) ser capaces de transitar a una cultura empresarial basada en el propósito, la libertad creativa y el compromiso de las personas en la organización b) incorporar al cliente, interno y externo, en todas las tomas de decisiones, y c) introducir la inteligencia intuitiva como complementaria a la inteligencia racional o lógica, en un mundo en el que todo cambia y no existen patrones aprendidos para reaccionar.

Usted apuesta por una iniciativa que ha denominado “concéntricos”, ¿podría explicarnos con más detalle en qué consiste?

Concéntricos es un método de innovación en la dirección de personas que basado en cinco módulos ayuda a las personas con responsabilidad en las organizaciones a adaptar el estilo de liderazgo a los cambios emergentes. Estos módulos se basan en situar a la persona en el centro, en trabajar en el estímulo de la motivación intrínseca frente a la extrínseca, en establecer el diálogo desde lo profundo, desde el propósito de las personas y de la organización como eje del desempeño, y en un marco de dirección por valores donde la libertad creativa y la corresponsabilidad son las dos caras de una misma moneda.

Concéntricos se basa en el aprender haciendo, en la lectura de libros y papers (tan olvidado en nuestra cultura empresarial actual) y en la generación de conocimiento propio, de cada persona y organización, porque lo que está claro es que no sólo por el mundo cambiante en el que vivimos, sino también porque la realidad es muy diversa en cada organización, no exixten verdades universales de igual aplicación en cada organización.

Uno de sus objetivos profesionales es ayudar a las organizaciones, a través de diferentes metodologías (sesiones de creatividad, diálogos apreciativos y pensamiento colectivo), podría describirnos este tipo de técnicas y su finalidad?

Las tres están muy relacionadas: diálogos apreciativos parte de la base de que trabajar sobre las carencias normalmente paraliza. El miedo paraliza. Diálogos apreciativos nos recuerda que en nuestra vida personal y profesional ya estuvimos ahí, de otra manera, en otro tiempo y en otras circunstancias, pero que entonces, y ahora, tenemos competencias y habilidades que pueden dar respuesta a ese reto. Y sobre todo aquello que no tenemos, arrojar luz. Pero no una luz acusatoria y asustadiza, sino una luz clarividente que nos permita cubrir los huecos identificados a través de colaboración, contratación o capacitación.

El pensamiento colectivo hace horizontal nuestro pensamiento. Consigue que no haya líderes de opinión sino que todo el mundo pueda aportar. Todos tenemos algo que decir de cualquier asunto, en nuestra condición de clientes, empleados, ciudadanos, administrados, … es verdad que la intensidad de la importancia de lo que se dice en función del conocimiento y experiencia no puede ser igual, pero eso no excluye que todos puedan participar. El pensamiento colectivo recoge multitud de caras de una misma realidad, y es que la realidad siempre es poliédrica.

Y finalmente la creatividad es la esencia del pensamiento crítico. Si la realidad tiene mil caras, la creatividad nos ayuda a encontrarlas, a explorarlas e incluso a crearlas. El pensamiento creativo, tan denostado durante mucho tiempo, se convierte hoy en una herramienta fundamental en tiempos donde no hay analogía ni precedentes para resolver problemas a los que nunca antes nos enfrentamos y cuya resolución nunca hemos visto.

Participa en proyectos como socio fundador de la Asociación hablamos y creador de la iniciativa Cuento hasta 10. ¿Nos podría definir cuáles son los objetivos de ambos?

La Asociación ¿hablamos? fue una de las asociaciones pioneras en España en Justicia Restaurativa y mediación penal. La Justicia Restaurativa, y con ella la mediación penal, consiste básicamente en acercar a víctima e infractor de un delito, para, a través del diálogo, conseguir una reparación moral de la víctima y una responsabilización del infractor. Cualquier persona que haya sufrido un delito, cualquiera que sea su gravedad, sabe que lo más importante no es el daño material, que también, sino el daño moral, el dolor injustificado que se produce derivado de ese conflicto violento. Tener la oportunidad de hablar con quien le infringió ese dolor es una reparación moral que en muchos casos va unido al perdón, y que en la mayoría de los casos implica en el infractor un reconocimiento de los hechos, del dolor causado, la consciencia del enorme dolor causado, a veces por un acto, el robo, el hurto, la agresión, que para él o ella antes no tenía tanta importancia. La palabra nos humaniza, y la mediación penal, la Justicia Restaurativa, nos ofrece la posibilidad de humanizar lo que un día fue brutal.

La Asociación ¿hablamos? es un referente en España y Latinoamérica en materia de mediación penal, pero nada de lo que hemos hecho y hacemos tendría sentido sin la generosidad de cientos de personas que han tenido la audacia de poner la palabra, el diálogo, en medio de un conflicto tan doloroso como es un delito.

Cuento hasta 10! fue un proyecto de moda sostenible, que inicié hace años con el ánimo de abrir brecha en el mundo de la moda y la sostenibilidad. Afortunadamente hoy la moda sostenible se va extendiendo en maras como Ecoalf, Intrepida MU, o Lattidude, o incluso en grandes cadenas como H&M, así que con mucha pena, pero satisfecho por el trabajo realizado por el equipo, decidimos cerrarlo.

Respecto al tema del emprendimiento, ¿qué aptitudes debe desarrollar todo aquel que quiera impulsar un negocio?

Los emprendedores/as tienen como competencias singulares la audacia, la pasión, el compromiso y la creencia firme en su propósito vital, lo que implica a su vez paciencia y perseverancia. Esas son para mí las principales competencias presentes en un perfil emprendedor, como punto de partida personal.

Profesionalmente estos emprendeodres/as desarrollan luego una serie de competencias y habilidades donde las incubadoras juegan un papel fundamental en su desarrollo: colaboración, cooperación, orientación al logro, trabajo en equipo, orientación al cliente,… al mismo tiempo que las incubadoras sobre todo aportamos capacitación y profesionalización sobre su producto y/o servicio: capacitación financiera (algo sobre lo que este país debe mejorar y mucho) capacitación en modelos de negocio, en teoría de empresa, en customer experience, etc

Finalmente diría que en el marco del intra emprendimiento las competencias son muy similares, aunque yo añadiría la necesidad de tener, y/o estimular, la visión global y estratégica, el sentido de identidad corporativa, la innovación y la creatividad.

 

Previous Talento Senior: el ‘Silver Tsunami’ con Future For work Institute
Next No te pierdas la emisión en vivo del Healthy Workplaces Summit 2017

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *