Empresas que tienen miedo a ser saludables


Uno de los principales cometidos del área de Recursos Humanos consiste en velar por el clima de la organización, para ello desarrollamos e implantamos un montón de herramientas para incidir sobre el mismo, porque aparentemente la fórmula es sencilla: Buen clima + Empleados felices = Incremento en la productividad.

Esto es de sentido común e incluso comienza a estar muy extendida la idea de que si consigues mejorar el clima de tu organización, tus empleados se sentirán más comprometidos e implicados y los resultados mejorarán, pero ¿cuántas compañías realizan “realmente” algo al respecto?

Y digo realmente porque muchas de ellas realizan acciones aisladas, en ocasiones pases de pecho mirando al tendido, sin profundizar del todo en la realidad. Es como si su aproximación a la mejora del clima tuviera que ser muy pausada y gradual, para que casi no se note y que la compañía no se resienta demasiado, e incluso, si en alguna ocasión emerge alguna situación importante sobre la que debemos actuar, nos entra un miedo atroz y comenzamos a pensar en el posible coste de defender a capa y espada este modelo. ¿Quieres un ejemplo?

¿Desde cuando se realizan entrevistas de salida en las organizaciones? Desde que la rotación y la fuga de talento se convirtió en un problema, con un impacto económico importante para las compañías. Desde ese momento, el área de Recursos Humanos propone a la Dirección General que se realicen pequeñas reuniones con aquellos empleados que van a abandonar voluntariamente la organización y así conocer los motivos por los cuales, decide llevar su talento a otro lugar.

Hasta aquí, la teoría está clara, pero… Hasta qué punto queremos conocer verdaderamente la realidad o simplemente pretendemos arañar mínimamente la superficie, para que parezca que nos preocupamos porque nuestra organización sea saludable.

Estoy convencido de que la mayoría de esas entrevistas comienzan por un ¿Cuál es la razón por la cual deseas abandonar nuestra empresa? Pregunta errónea que nos conducirá a una respuesta también errónea. Respuestas del tipo: “Porque he encontrado una oportunidad mejor, con mayor salario, más cerca de mi casa, que se acopla mejor a mis habilidades” pese a que pueden ser ciertas, no reflejan el verdadero problema, sin embargo nos aportan una información al departamento de RRHH que puede ser fácilmente exportable a las altas esferas sin que se monte ninguna guerra civil.

La pregunta buena sería ¿Por qué empezaste a buscar otro trabajo? Ésta es la que va a poner todos los focos alumbrando al verdadero problema, ésta es la que quizás nos aporte alguna respuesta incómoda, ésta es la que mostrará sin duda, áreas sobre las que tenemos que actuar y que posiblemente su resolución pueda generar más de una herida.

Según mi experiencia, en la mayoría de los casos tenemos un miedo inconsciente a preguntar “de verdad” por los motivos del abandono de un empleado. En nuestro interior sabemos que en un porcentaje muy elevado, sus razones irán orientadas hacia el liderazgo tóxico de alguno de sus superiores, o por un conflicto de valores con la compañía, no estar de acuerdo con su cultura o un clima insostenible dentro del entorno de trabajo. Problemas de difícil abordaje y de “mala venta” de cara a la dirección general.

No pienses que este artículo es una critica gratuita, yo mismo he cometido este mismo error hace unos años, y cuando lo hablo con muchos colegas, la mayoría bajan la mirada hacia al suelo y contestan: “Es cierto”.

Quizás para alcanzar organizaciones verdaderamente saludable, tendremos que armarnos de valentía para enfrentarnos a situaciones complejas y poner el foco en los verdaderos problemas…

Miguel Ángel Díaz

Presidente de ASNIE

miguelangeldiaz.net

Previous Responsables de RRHH de grandes empresas apuestan por un liderazgo "inspirador y creativo"
Next Foro Europa 2001 galardona a Carmen Soler por su trabajo en la implantación de organizaciones saludables

1 Comment

  1. 21 julio, 2014
    Responder

    Muy bueno el post Miguel Angel! He estado durante 10 años reclutando y despidiendome de compañeros, y la empresa nunca pregunta, yo en ocasiones tampoco. Así perdemos info que podemos usar en el futuro para desarrollar la empresa haciendola mas fuerte.Un abrazo. pd : mi móvil falla en la corrección.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *