Desafíos del aumento del envejecimiento de la población activa


Según datos derivados de estudios realizados por la Agencia europea para la Seguridad y Salud en el Trabajo (EU-OSHA), el aumento de la participación en el empleo de personas de edad avanzada es un desafío para la mayoría de países europeos. Varios países ya registran un aumento de la tasa de empleo de trabajadores de más edad, sin embargo, hay otros países en los que esta participación sigue siendo baja.

La salud es un factor importante para salir del mercado laboral, si bien hay otros factores como los aspectos físicos y psicosociales (transportar cargas pesadas, posiciones dolorosas, ruido, exposición a productos químicos), que suponen un freno en lo que se refiere a continuidad del período laboral de los trabajadores. Así, de acuerdo con la encuesta de población activa de 2013, la proporción de los que relacionan presión del tiempo y sobrecarga de trabajo se ha incrementado desde 2007.

De los estudios recopilados de la Agencia destaca que la esperanza de vida y años de vida saludable (AVS) no aumentan en la misma medida, si bien, vivimos más tiempo, no necesariamente de manera más saludable. Hay grandes diferencias entre países. Además, se recoge que la esperanza de vida es diferente según el nivel de educación, siendo las personas con menor formación o clase ocupacional inferior las que fallecen más jóvenes y tienen mayor índice de problemas de salud.

También factores vinculados con las condiciones de trabajo (falta de flexibilidad laboral, exclusión de la formación, ausencia de motivación, lugares de trabajo no óptimos a las necesidades de personas de 55 o más años) son otras causas que favorecen la no prolongación de los trabajadores en el mismo puesto en edades avanzadas.

Algunas de las cifras que resumen los estudios llevados a cabo por la Agencia Europea son los siguientes:

-El 22% de los trabajadores mayores de 50 años cree que no serían capaces de hacer su trabajo actual a la edad de 60 años.

-El 26% de los trabajadores cree que el trabajo afecta negativamente a su salud

-El 45% de los europeos piensa que la discriminación por motivos de edad, mayores de 55 años se ha generalizado

-El 35% de los trabajadores mayores de 50 años ha recibido formación pagada por el empleador en el último año (41% para el grupo de edad de 35 a 49 años)

-El 32% de los establecimientos no tienen un procedimiento para apoyar el retorno al trabajo

Datos a tener en cuenta en nuestro país

España tiene una población envejecida desde el año 2010. No obstante, la media de edad hoy en día es más o menos similar a la población de la UE en su conjunto (alrededor de 42 años). La tasa de empleo (grupo edad 55-64 años) es en la UE del 51,8%, siendo en España del 44,3%.

El envejecimiento de los españoles se prevé en aumento, por lo que la dependencia de las personas de edad avanzada se cifra en 54% en 2060, siendo del 26% en 2012.

La tasa de empleo de los trabajadores de entre 55 y 64 años en España ha ido en aumento desde 2002, aunque no de forma tan rápida como lo ha hecho en la Unión Europea en su conjunto. En 2015, fue más o menos al mismo ritmo que antes de la crisis en 2008 (47% en comparación con el 53% en la Unión Europea).

Uno de los desafíos pendientes por tanto es teniendo en cuenta el envejecimiento cada vez más acusado de la población, las bajas tasas de empleo de los trabajadores mayores, especialmente mujeres, la necesidad de impulsar políticas que mejoren el mercado de trabajo, incrementando así la empleabilidad, las condiciones de trabajo y la reincorporación profesional.

Previous Gestión de Conflictos y Organizaciones Saludables
Next 1 de cada 2 hombres y 1 de cada 3 mujeres tendrá cáncer a lo largo de su vida.

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *