Congreso APD: la conciliación se sitúa como el primer elemento de motivación de los empleados


La conciliación de la vida laboral se sitúa ya como el primer elemento de motivación de los empleados, por encima de la formación, la promoción interna o la retribución, según un estudio de la Asociación para el Progreso de la Dirección (APD) y la consultora People Excellence presentado ante los más de 1.000 directivos reunidos ayer en el Congreso Nacional de Recursos Humanos de APD celebrado en Valencia.

apd-congreso01Este mismo estudio también señala que un 79% de los directivos consultados cree que las instituciones educativas no responden a las necesidades de las empresas. En esta línea se expresó el director de personal de Ford, Pepe Abargues, para quien es necesario que mejore la cualificación y competencia de las nuevas generaciones de profesionales. “Nos encontramos con pobres resultados en las pruebas de competencia para nuevos puestos de trabajo, lo que indica que no estamos ante la generación mejor preparada de la historia”, destacó. Para Abargues son los centros formativos los que deben agilizar sus programas y dar una rápida respuesta a los nuevos desarrollos y necesidades de las empresas.

Eduardo Serra, presidente de Fundación Transforma, también hizo hincapié en la educación como pilar básico en la recuperación de la economía española tras la crisis. Para Serra, el sistema educativo actual está demasiado estandarizado, “no contempla ni fomenta el talento de cada individuo ni las competencias transversales, algo en lo que otros países de nuestro entorno ya nos llevan ventaja”. En este sentido, Serra apostó por un pacto de estado por la educación para evitar la continua volatilidad de los programas educativos que lastran el aprendizaje y la adquisición de competencias.

Conciliación laboral, elemento motivador

El Congreso también abordó los nuevos retos en la gestión del talento. Y es que, la conciliación de la vida laboral se sitúa ya como el primer elemento de motivación de los empleados, por encima de la formación, la promoción interna o la retribución, según el estudio presentado por APD y People Excellence.

Para Ricardo Díaz, socio de Human Capital de Deloitte, la nueva generación de ‘millennials’ reclaman a las empresas una mayor contribución social y ética, la aportación de programas profesionales y de promoción interna y que fomenten la innovación y la motivación. Siguiendo este argumento, Rafael Puyol, vicepresidente de Relaciones Institucionales del Instituto de Empresa, destacó que este hecho unido al envejecimiento de la población se va a traducir en dificultades para encontrar talento en el mercado laboral español, de hecho “en nueve años habremos perdido 4 millones personas activas y en consecuencia la sociedad pedirá a las mujeres que tengan más hijos y al mismo tiempo mayor implicación en el mercado laboral y esto solo será posible si se generalizan las políticas de conciliación”.

Por su parte, Cristóbal Paus, director de Recursos Humanos de Air Nostrum, destacó la comunicación interna como piedra angular para recuperar la confianza y el liderazgo. “Es necesario establecer estrategias que fomenten la transparencia comunicativa y la sensibilidad y empatía desde la dirección”. En el ámbito de la gestión de la diversidad, Juan Chozas, director de recursos humanos de Bankia, desatacó el apoyo de las nuevas tecnologías en la integración de los trabajadores en la organización.

Mejorar la productividad

Durante el Congreso, los directivos participantes coincidieron en señalar que España debe mejorar su productividad para ser competitiva. Según el estudio de APD, un 80% admite haber puesto en marcha medidas para mejorarla. Flexibilidad horaria y retribución variable son algunas de ellas. Pero el elemento clave que señalaron todas las empresas para mejorar la satisfacción de empleados y consumidores es la creación de una ‘cultura de marca’ alrededor de un producto o servicio.

Adolfo Fernandez, Head of Client Service de Millward Brown, destacó que las empresas tienen que dar un paso más allá, “sus productos tienen que contribuir a mejorar la vida de las personas. Tiene que haber una conexión entre ‘marca’, ‘producto’ y ‘empleado’”. La capacidad de las compañías para crear una filosofía alrededor del producto y convertir a sus empleados en prescriptores de esta filosofía es la tendencia que se está imponiendo en la actualidad. En esta misma línea, según Luís Miguel Peña, director senior de Llorente & cuenca, la cultura de marca se basa en generar un clima de confianza para que los empleados cuiden la reputación de su empresa.

Nuevo rol de los Recursos Humanos

A lo largo de la jornada también se puso de manifiesto que la crisis ha potenciado un nuevo rol en la dirección de recursos humanos, que ya no solo se ocupa de la gestión sino de aportar valor, notoriedad y ventas a la organización. Sin embargo, un 56% de los profesionales encuestados por APD reconoce que su presupuesto para la gestión del talento en España se ha visto mermado en los últimos tres años. No ha ocurrido lo mismo en otros países como por ejemplo China. Este ha sido el ejemplo que compartió Fernando Gil, director de Recursos Humanos de Faurecia, quien destacó que el trabajo de su departamento en el continente asiático “está más cerca de la planificación que de la mera gestión”. Según señaló Gil, en China las empresas se enfrentan a una doble dificultad, por un lado tienen que formar a los talentos y por otro, tienen que ser capaces de retenerlo.

Otro de los casos que han mostrado los cambios en las estrategias de Recursos Humanos en los últimos años ha sido el de la compañía Sage. Para Susana Hidalgo, directora corporativa de Capital Humano de Sage. “la felicidad de los trabajadores influye en la cuenta de resultados de la compañía”. En este sentido, el departamento que dirige ha trabajado en conectar el trabajo y los trabajadores de sus 21 sedes de forma presencial y a través de la comunicación “un elemento imprescindible para conseguir la implicación del trabajador”.

La presidenta de Microsoft España, María Garaña, cerró este congreso con un llamamiento a las universidades para que potencien la vocación por las carreras tecnológicas. “Lo que encontramos en la Universidad española está lejos de lo que el sector necesita y al final acabamos contratando fuera, en países de Europa del Este”, afirmó durante su intervención.

No obstante, Garaña destacó el gran nivel de las Escuelas Técnicas de la Comunitat Valenciana, pero instó a sus responsables a seguir mejorando y promocionando las nuevas carreras profesionales ligadas a la tecnología. Además, la directiva de Microsoft explicó que en un proceso de selección siempre cuenta más la actitud que el conocimiento, porque esto último es algo que “siempre se puede mejorar dentro de la organización”. Respecto al perfil idóneo de candidato, Garaña destacó que debe tener “muy buena capacidad de trabajo y dominio de varios idiomas”.

Nuevos valores

Por su parte, Gonzalo Mendoza, fundador de la Escuela de Filosofía, explicó que es necesario que las empresas sean lugares donde vivir bien, más allá de la retribución monetaria. Para Mendoza el líder empresarial debe procurar recuperar los encuentros personales con sus trabajadores. En este sentido, Miguel Ángel Turrado, adjunto a presidencia de HP, explicó que la globalización ya está afectando a las organizaciones que deben adaptarse a las nuevas circunstancias. “Nos encontramos con nuevos valores y la conexión con el empleado se desvela fundamental”, explicó.

Para Samer Soufi, socio director de Grupo Inmark, la gamificación va a cambiar el ADN de los recursos humanos. “La empresa debe saber generar emociones que logren el ‘engagement’ con el empleado”. Para ello, según Soufi, promover dentro de la organización gratificaciones que no son predecibles, estimular el contacto social, fomentar la competición e incentivar la sensación de promoción laboral, son elementos imprescindibles.

Por su parte, Macarena Sánchez, jefa de Comunicación Interna de Gas Natural FENOSA, explicó que es importante integrar el departamento que lidera con el de Recursos Humanos y así logar que el empleado sea el mejor embajador de la marca. En esta misma línea se pronunció Emilio Ruiz, director de gestión de Recursos Humanos de Leroy Merlin, que abogó por integrar al empleado en la organización. “Los empleados no son trabajadores, sino colaboradores, hay que integrarlos en el proyecto global”. Por último, Alfonso Callejo, director general de Recursos Humanos de Acciona, señaló que se debe hacer partícipe al empleado en la actividad de la compañía.

 

Previous Fundación ONCE vincula los valores del deporte al desarrollo empresarial y la integración laboral
Next FM Logistic apuesta por la inclusión laboral de las personas con discapacidad

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *