Carlos Villoria: “Te genera deseos de gritarlo a los cuatro vientos para que todos se contagien de esa actitud”


Carlos Villoria, Doctor Cum Laude en Psicología por la Universidad Complutense de Madrid, Máster en Alta Dirección de Servicios de Salud y Gestión Empresarial, Máster en Dirección y Gestión de Recursos Humanos y Experto Europeo en Gestión de la Calidad en el Sector Sanitario. Desde 2011 dirige el Hospital Universitario de Getafe y Preside el Patronato de su Fundación de Investigación Biomédica.

 

¿Por qué decidisteis presentaros a los Premios Hospital Optimista?

Cuando inicias un cambio de actitud a nivel Institucional, estás dando cabida a una apertura de ideas y a propuestas de mejora, en este caso dirigidas a fomentar los espacios de juego y de ocio de los niños dentro de las dependencias hospitalarias, porque desgraciadamente, también se ponen “malitos” como los adultos. Vas midiendo la acogida que esos cambios, especialmente en los propios niños y en sus familias, y te das cuenta que están yendo por el camino correcto, y te genera deseos de gritarlo a los cuatro vientos para que todos se contagien de esa actitud. En su defecto, utilizamos los medios que aparecen y se ofrecen a vocearlo, como es esta convocatoria de Hospital Optimista.

¿Qué destacarías de vuestra iniciativa?

Lo más novedoso que se podría destacar por su singularidad respecto a otros centros y hospitales, son las dos fases del proyecto. En la primera, tener en cuenta a los propios niños en estos cambios y medidas dirigidas a ellos mismos, sean pacientes o potencialmente pacientes, abriendo las puertas a una Comisión de Participación de la Infancia y la Adolescencia del propio Municipio, para de esa forma dar voz a una representación activa de niños con inquietudes que quieren mejorar su Municipio y su Hospital. En una segunda fase, apoyarnos en Asociaciones y Fundaciones, como la Fundación Aladina, la Fundación Sonrisas Naranjas, la Fundación Payasosalud, o en entidades y organismos con proyectos dirigidos a los niños, como La Caixa y Cruz Roja Juventud, etc. Para que en ocasiones financien los proyectos y en otras, apoyen con voluntarios el desarrollo de los mismos. De esta forma podemos ir materializando las ideas de los propios niños.

¿Qué retorno ha tenido vuestra iniciativa en los pacientes y en los profesionales sanitarios?

La acogida por parte de los niños y sus familias ha sido la mejor que cabría esperar, al entender los cambios adoptados y los que están por venir como lo más natural del mundo, al integrar que es necesario y beneficioso en su salud que institucionalmente les podamos ofrecer una continuidad dentro del Hospital de tiempos de juego y espacios en los que pueden seguir desarrollando su fantasía como si estuvieran fuera de las dependencias hospitalarias.

Y en esa línea, además los profesionales han reaccionado favorablemente, tal vez como consecuencia de tomar conciencia de las mejoras que en la salud les aporta y les proporciona el hecho de encontrarse en un entorno más amigable y de juego, en el que son más receptivos y pueden refugiarse en la fantasía, que es su vehículo de comunicación.

¿Cómo ha sido el recorrido de vuestra iniciativa desde entonces?

En primer lugar es una toma de conciencia de dejarse influenciar por las ideas y el entorno. Cuando consigues cambiar los espacios asistenciales en los que los niños son tratados, en un principio de forma tímida, con un vinilo, unos uniformes divertidos para el personal de Enfermería, etc. consigues llegar a la sensibilidad de los trabajadores para que se continúe en esa línea de cambios, llegando a comprobar que nos lo estaban pidiendo a gritos, gritos mudos de los niños que hemos oído y que ya no sabían cómo decírnoslo, pero que lo esperaban de los adultos como algo natural, pues sólo les ha faltado decir “ya era hora”.

En estas circunstancias como Institución debes seguir caminando en una línea que no tiene fin, porque los avances tecnológicos respecto a juegos y otros medios progresan continuamente y el Hospital debe hacerse cargo de estos e incorporarlos de forma progresiva.

¿Qué consejo darías a los candidatos de la II Edición de los Premios?

Darles la enhorabuena como primera medida por el esfuerzo y optimismo que genera presentarse a unos premios de esta categoría, pues todos creemos que nuestro proyecto es el mejor y con esa ilusión se dan a conocer, buscando como primer objetivo su difusión al resto de profesionales y a la sociedad, siempre en pro de una mejora de una atención comprometida, cercana y dirigida especialmente a los niños y a sus familias, ofreciéndoles unos espacios donde puedan sentirse como en casa.

 

_DSC0287

Previous Ignacio Zarazaga "Queremos visualizar nuestro compromiso con la promoción de la salud"
Next #Webinar Gerencia a la Inversa con Cesar Yacsirk

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *