Aedipe Centro: Las empresas necesitan nuevos modelos organizativos dinámicos y flexibles


Directores de RRHH de grandes empresas han coincidido en señalar que las compañías necesitan nuevos modelos organizativos dinámicos y flexibles que les proporcionen agilidad en un entorno complejo. “El cambio es mucho más rápido de lo que poemos imaginar”, han alertado en un desayuno de Aedipe Centro.

fotoaedipeEl tercer “Desayuno Aedipe Cumlaude”, organizado por Aedipe Centro, ha contado con Santiago García, socio fundador de Jakobsland Partners, como ponente, y la participación de directivos de Recursos Humanos de las empresas Microsoft, Kellogg, Mutua Madrileña, Banco Santander, Orange y Hoss Intropia.

“La transformación tecnológica en la que estamos inmersos, y el entorno económico, político y social actual están configurando un escenario caótico e impactando, y lo harán cada vez más, en nuestros modos de trabajo y organizaciones. Así, están apareciendo nuevas formas de trabajo, donde se flexibilizan el factor  tiempo y el espacio y eso da lugar a modelos organizativos diferentes donde el factor colaborativo se impone sobre la jerarquía”, se ha valorado en este encuentro, según señala Aedipe Centro en un comunicado.

“Estamos entrando en el Mundo de lo no ordenado; los precedentes no sirven, y por lo tanto, las empresas tienen que experimentar y a partir de ahí actuar. Es un modelo mucho más dinámico, y como consecuencia, las empresas tienen una vida más corta. La vida media de las grandes empresas ha bajado de 60 años en 1960 a menos de 20 hoy”, ha afirmado Santiago García.

La supervivencia de las empresas hoy no depende tanto de su ventaja competitiva como de cuestiones internas. Las capacidades hoy críticas son: leer el entorno, integrar recursos estratégicos, reconfigurarse rápido y aprender.

Respecto a las nuevas tendencias, en el desayuno se ha hablado de estructuras cada vez más permeables, procesos de definición estratégica más dinámicos, nuevas maneras de relacionarse con la tecnología, mayor protagonismo de actores como los freelance en las empresas, nuevos modelos estructurales… En las empresas se ha pasado de valorar la obediencia, la diligencia y la maestría a valorar la iniciativa, la creatividad y la pasión.

En la nueva economía contar con los mejores es más crítico que antes. El escenario se ha polarizado; mientras se desencadena una guerra del talento en el trabajo menos rutinario, las empresas se enfrentan a un excedente de personas para los trabajos rutinarios.

También los modelos de formación cambian radicalmente, con nuevas fórmulas y metodologías. Además, una parte importante de la formación de las empresas se está orientando al autodesarrollo, frente al modelo de empresa tradicional que te provee de todo, y que hoy no tiene sentido cuando la relación empresa/trabajador es más transaccional y medio/cortoplacista.

Y en este contexto ya no encaja el estilo de liderazgo tradicional, y se necesitan menos líderes. El nuevo modelo es un escenario “a modo de supervivencia permanente”, según lo  define Santiago García.

El cambio, coinciden todos los directivos, es mucho mayor y rápido de lo que nos podemos imaginar. El mayor obstáculo está en la alta dirección, todavía extremadamente jerárquica, y en la resistencia “natural” de los empleados, la mayoría acostumbrados a trabajar con modelos tradicionales.

Previous Pelayo obtiene de nuevo el certificado de Empresa Familiarmente Responsable
Next Anabel Talens explica el programa de bienestar corporativo de SPB

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *