1 de cada 2 hombres y 1 de cada 3 mujeres tendrá cáncer a lo largo de su vida.


El tabaco, el alcohol, la obesidad y el sedentarismo aumentan el riesgo de aparición de cáncer y son los responsables de la tercera parte de las muertes en España

  • En 2015 se registraron 247.771 nuevos casos de cáncer, mil más que la estimación que se había realizado para el 2020
  • El aumento en el riesgo de desarrollar un tumor, asociado a la edad, crece exponencialmente en el intervalo de los 55 a los 59 años, sobre todo en hombres
  • A nivel mundial el tumor más diagnosticado es pulmón, mientras que en España es el colorrectal
  • SEOM ha producido el video “Consejos para tu visita al oncólogo médico” con el objetivo de dar consejos y recomendaciones a los pacientes y familiares

Madrid, 30 de enero de 2017 – Uno de cada dos hombres y una de cada tres mujeres tendrá cáncer a lo largo de su vida. La incidencia del cáncer en España ha aumentado más de lo previsto.

En 2015 se han registrado 247.771 casos nuevos de cáncer (148.827 en varones y 98.944 en mujeres) lo que supone que se ha sobrepasado en más de 1.000 las estimaciones hechas para el año 2020, basadas en el crecimiento demográfico. Los tipos de cáncer más frecuentemente diagnosticados en el año 2015, sumando ambos sexos, fueron colorrectal (41.441 casos), próstata (33.370 casos), pulmón (28.347 casos), mama (27.747 casos) y vejiga (21.093 casos).

El cáncer sigue constituyendo una de las principales causas de morbi-mortalidad, con aproximadamente 14 millones de casos nuevos en el mundo en el año 2012.

Las estimaciones poblaciones indican que el número de casos nuevos aumentará en las dos próximas décadas a 22 millones de casos nuevos al año en el mundo.

En los últimos 20 años, el número de tumores diagnosticados ha experimentado un crecimiento constante en España debido no sólo al aumento poblacional, sino también a las técnicas de detección precoz y al aumento de la esperanza de vida (ya que el riesgo de desarrollar tumores aumenta con la edad).

El aumento en el riesgo de desarrollar un tumor en función de la edad crece exponencialmente en el intervalo de los 55 a los 59 años, siendo mucho más acentuado este crecimiento en los hombres.

Además, en esta tendencia se identifican factores controlables asociados a factores de riesgo que pueden aumentar o disminuir la probabilidad de aparición de tumores como el tabaco, el alcohol, la obesidad y el sedentarismo, entre otros. “La realidad ha superado la estimación, comenta el Dr. Miguel Martín, presidente de SEOM y jefe de Servicio de Oncología Médica del Hospital Universitario Gregorio Marañón de Madrid, y en 2015 se ha incrementado el número de casos nuevos de cáncer, frente a las previsiones que habíamos realizado para el año 2020.

El incremento de la población, su envejecimiento, el diagnóstico precoz y los hábitos de vida poco saludables explican que cada año se diagnostiquen más pacientes de cáncer. Afortunadamente también se incrementa la supervivencia y la calidad de vida de los pacientes gracias a los avances en el tratamiento oncológico”. “Me gustaría destacar –prosigue el Dr. Martín- que un tercio de la mortalidad por cáncer de debe a causas evitables. SEOM, como sociedad científica comprometida con la población y con los pacientes con cáncer, tiene como reto contribuir a modificar los hábitos poco saludables de vida, como el tabaco, el alcohol y el sedentarismo, que tanta influencia tienen en el cáncer.

En este sentido, desde SEOM y en colaboración con otras sociedades científicas, anunciamos que vamos a trabajar en un documento de consenso sobre la importancia de realizar ejercicio físico, tanto como medida preventiva frente al cáncer, como demostrando el beneficio que supone para los pacientes con cáncer, como ya hemos hecho recientemente en obesidad.

Ya hay datos disponibles que sugieren un beneficio con el ejercicio físico en cánceres de mama, pulmón, colon y endometrio. La lucha mediante medidas protectoras y vacunas contra ciertas infecciones, como el virus de la hepatitis C o el papilomavirus, también podría ayudar a reducir la incidencia de tres tipos de cáncer: el hepatocarcinoma, el cáncer de cérvix uterino y el carcinoma de cabeza y cuello.”

Previous Desafíos del aumento del envejecimiento de la población activa
Next Rafael Tarsicio: "El premio supuso una autentica revolución"

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *